02 Octubre 2020

Fátima Gálvez
Estudiante del Grado en Psicología Online en la UCAM
Baena (Córdoba)
19/01/1987
Tiro Olímpico

El tiro olímpico es un deporte que, pese a conseguir buenos resultados a nivel internacional, no tiene demasiada tradición en España. ¿Cómo y por qué comenzaste en el mundo del tiro olímpico?

La afición del tiro me viene gracias a mi padre, que ha sido siempre un gran aficionado al mundo del tiro y de la caza. Entonces, al ser la pequeña de cuatro hermanas y estar muy unida a mi padre, desde bien chiquitita le acompañé a este tipo de eventos deportivos e incluso también a alguna cacería. A raíz de ahí fui ayudándole cogiéndole las piezas de cacería y le pedí a mi padre que me enseñara a disparar, era algo que me llamaba la atención desde muy pequeña.  

Eres tricampeona del mundo, campeona de Europa, campeona de España y cuentas con numerosas medallas internacionales en tu palmarés. Eres toda una referente de esta disciplina. ¿Cómo valoras todo lo que estás consiguiendo?

Todo título que he ganado a lo largo de mi carrera deportiva lo valoro bastante porque es muy sacrificado estar en el deporte de alto nivel. Conseguir un Mundial, conseguir un Europeo o cualquier título que te propongas en la vida, creo que requiere de una gran capacidad de esfuerzo y sacrificio. Además, si no contase con el apoyo de mi familia, sería casi imposible. Por lo tanto, cada título lo valoro como si fuera el primero y el último que ganaré en mi carrera deportiva.

Antes del confinamiento lograste el oro en el Open de Qatar y el bronce en la Copa del Mundo de Nicosia. Ahora, tras el parón, has declarado que te ves a un nivel incluso mejor. ¿Cuál es la clave de esa mejoría? 

Yo creo que la clave ha sido que, al inicio de la temporada, después del confinamiento nos centramos en la parte mental junto a mi psicóloga Soraida Rodríguez, que es la que me ha dado esa parte, ese plus que necesitaba para tener un pensamiento optimista y positivo de cara a los Juegos Olímpicos. Más que venirme abajo y decir que iba a perder tres meses de entrenamientos, que me iba a ver perjudicada una vez que me incorporase a mi entrenamiento habitual o qué mala suerte que se trasladan los Juegos Olímpicos al próximo año, siempre le he dado la vuelta a todo, buscando la parte más optimista de tener más tiempo para prepararme, de llegar mentalmente a un nivel óptimo, de tomar un descanso mental. El entrenamiento mental ha sido crucial esta cuarentena.  
 
Poco a poco se van reanudando las competiciones deportivas. ¿Cuál es ahora tu objetivo más inmediato? 

Mi objetivo más inmediato, a corto plazo, es terminar todas las competiciones nacionales que tenemos a la vista. Los días 3 y 4 de octubre tenemos el Campeonato de España y me encantaría conseguir de nuevo el título, ya que es el más apreciado a nivel nacional. Creo que a largo plazo mi objetivo serían los Juegos Olímpicos. Todas las pruebas que tenemos, hasta llegar a la última competición de Tokio, son cruciales y determinantes para ir optimizando lo que sería la puesta en marcha de mi capacidad como tiradora y también de mi arma.

Lograste la plaza para Tokio en junio de 2019, tras colgarte la medalla de bronce en los Juegos Europeos de Minsk. ¿Cómo viviste el aplazamiento de los Juegos? ¿Crees que te ha perjudicado o, por el contrario, veremos a una Fátima Gálvez más preparada? 

Para nada he visto el aplazamiento de los Juegos Olímpicos como una amenaza ni como algo negativo. Siempre como algo positivo, ya que tengo más tiempo para prepararme y llegar a un nivel mejor del que podría haber llegado si hubieran sido en este año. Es cierto que ya me encontraba en un estado de forma muy alto, pero para nada tengo que pensar que lo voy a perder para el año siguiente, sino que siempre voy con un pensamiento positivo. Desde la calma y la serenidad vamos a llegar todos a Tokio con una capacidad física, mental y técnica superior a la que esperábamos para este año.

Has participado ya en dos Juegos Olímpicos. En Londres 2012 fuiste quinta y en Rio 2016, cuarta. Dicen que a la tercera va la vencida. ¿Te veremos en el podio en Tokio 2020? 

Es la única medalla que falta en mi palmarés deportivo. Estoy trabajando muy duro para llegar en los mejores niveles de competición para Tokio. Hay un factor que no depende tanto de nosotros, es la suerte, y esperemos que en ese momento de competición nos encontremos con un poquito de esa fortuna que haga que la balanza se decante a favor de una medalla. De hecho, ya estoy trabajando mentalmente porque quiero una medalla y no me conformo solo con entrar en una final. Antes me conformaba con entrar solo en la final y ahora no solo no me conformo, sino que quiero la medalla. Espero que esa mentalidad agresiva, decisiva, de querer ganar la medalla me permita alcanzar ese sueño.

Además, en Tokio competirás con Alberto Fernández en trap mixto, modalidad en la que sois los vigentes campeones de Europa. ¿Cómo prepararéis esa gran cita? ¿Cuál es vuestro objetivo en el debut olímpico de dicha disciplina? 

Alberto y yo formamos un tándem perfecto como equipo mixto. Tenemos cualidades totalmente diferentes, técnicas muy distintas, que son las que hacen que nuestra capacidad deportiva se vea incrementada en este tipo de competiciones. Es verdad que hemos tenido un poco de mala suerte estos tres últimos años, porque han servido un poco de experimento, pero tenemos la seguridad, tanto él como yo, de que Tokio va a ser un punto clave para los dos. Creo que esa medalla que se nos ha resistido tanto en diferentes competiciones, como Copas del Mundo o Mundiales, se va a transformar en una medalla en los Juegos Olímpicos, creo que nos lo merecemos. Somos, como he dicho, un tándem perfecto. Tenemos muchas cualidades tanto a nivel individual como por equipos y somos un rival que el resto de los países tienen muy en cuenta como posibles candidatos a medalla.  

En tu página web te defines como “una luchadora en un mundo de hombres” y reconoces que no lo has tenido fácil desde el principio. Sin embargo, siempre acabas sacando el lado positivo de todas las situaciones. ¿Te has encontrado muchas piedras en el camino? 

Te engañaría si te dijera que a lo largo de mi carrera deportiva no me he encontrado con diferentes piedras en el camino, pero esos obstáculos sirven para levantarte y coger impulso. No voy a nombrar cada una de las dificultades que he tenido a lo largo de mi carrera deportiva, pero se me ha hecho muy complicado por diferentes motivos y la verdad es que tengo que darle las gracias a esas personas que me han puesto obstáculos, porque gracias a ellos he conseguido ser la persona que soy ahora. He conseguido crear un carácter tan fuerte que es muy difícil que tocar mi interior para que quepa la posibilidad de rendirme o de tirar la toalla. Así que, por muchas piedras que me haya encontrado en el camino, han sido obstáculos que han merecido la pena porque gracias a ellos estoy aquí y puedo decir que voy a participar en mis terceros Juegos Olímpicos.

¿Has sentido el apoyo del COE y el de su presidente, Alejandro Blanco durante tu carrera deportiva?  

La verdad es que, desde muy pequeña, desde que inicié mi carrera deportiva, siempre me he visto un poco rodeada y respaldada tanto por el COE como por Alejandro. Es cierto que hace una grandísima labor, no solamente por el interés del deportista, sino también por el deporte y desde aquí se lo quiero agradecer porque sin ellos muchos de los objetivos y sueños olímpicos que se han alcanzado hoy en día, no solamente en mi disciplina, sino en todas, no se habrían alcanzado. Hubiese sido imposible sin su apoyo y su ayuda.  

¿Cuál es el sueño de Fátima Gálvez?   

El sueño de Fátima Gálvez sería ganar el único título que le falta en su palmarés, la medalla olímpica. Es cierto que hay muchos campeonatos más por ganar, pero estamos en una disciplina en la que va todo tan al milímetro que un plato marca tanto la diferencia entre el que gana y el que pierde. Lo que realmente me quita el sueño es ganar esa medalla olímpica, espero conseguirla en Tokio.