José Antonio Marí, nadador paralímpico de la UCAM, cierra un buen año deportivo con vistas a los Juegos Mediterráneos y el europeo de Dublín

22 Diciembre 2017

Tiene 29 años, es nadador paralímpico y su principal meta al acabar su carrera deportiva es “inculcar buenos valores y mi experiencia a futuros competidores”. José Antonio Marí es un ejemplo de superación y de motivación, tanto en la parcela académica como en la deportiva. Tras perderse el mundial de 2015 por un pequeño accidente doméstico, repite los éxitos que cosechó en el campeonato del mundo de 2013. “Este año ha sido complicado porque el mundial en México era en altura y a la hora de nadar hay que adaptar el cuerpo a otras circunstancias”, relata mientras muestra sus medallas logradas en el campeonato del mundo, dos platas (50 y 100 libre) y un bronce (100 mariposa).

En la parcela académica, José Antonio es alumno del Grado en Psicología en la UCAM y afirma que “algunos conocidos que estudiaban en esta universidad me hablaron de lo bien que se compaginaba la vida académica con el deporte de élite. Esto es un ejemplo para ver que al acabar una carrera deportiva hay que tener una base y la UCAM es la prueba de que se puede conseguir”. Dentro de sus competencias futuras, asegura que cree que con su experiencia podrá ayudar a otros deportistas que empiezan en la élite. “Me llama la atención la psicología deportiva y creo que cuando me retire el día de mañana, puedo ayudar a otros deportistas desde mi conocimiento en la alta competición”, apostilla.