El entrenador universitario, no obstante, se muestra cauto: "siempre queremos ganar, pero somos conscientes de la dificultad. El rival de mañana es complicado y defensivamente muy fuerte"
04 Septiembre 2015

José María Salmerón ya sabe lo que es ganar en liga con el Universidad Católica de Murcia Club de Fútbol. Tras la primera victoria, conseguida frente al Almería B la pasada jornada, el técnico universitario quiere continuar con la senda marcada: "siempre queremos ganar. Mañana vamos a intentar ser combinados, jugar bien y generar ocasiones de gol". Enfrente estará el Mérida, un recién ascendido que, sin embargo, no será un rival sencillo, tal y como afirma el propio entrenador: "somos conscientes de la dificultad que tiene en esta categoría ganar cualquier partido. El Mérida es un conjunto complicado, defensivamente muy fuerte, que tiene potencial en el contragolpe y en el balón parado".

Para contrarrestarlo, los hombres de Salmerón saldrán al césped con las indicaciones muy claras: "estar muy concentrados, con intensidad y circular rápido el balón para buscar un gol pronto y poner el partido de cara", señala el técnico almeriense. "Tendremos que estar alerta también para prevenir sus formas de hacer daño en ataque, al tiempo que mostramos lo que estamos trabajando en cada entrenamiento", sentencia.

Sobre mojado
Ante la previsión de lluvias para el partido de mañana, Salmerón se muestra alerta: "a los entrenadores nos preocupa todo, también el tiempo. No nos viene bien que el campo se ponga en mal estado, a los equipos que quieren generar juego y hacer ocasiones nos dificulta. Espero que llueva lo justo para que el campo esté rápido y no en mal estado".
 
Sin bajas
Para el partido ante el Mérida, José María Salmerón podrá contar contar con todos sus efectivos disponibles al no haber bajas por lesión o sanción. Así, decidirá la convocatoria horas antes del inicio del partido. "Estoy muy contento con la plantilla, hay una competitividad sana. Trabajan todos muy bien siempre, son jugadores que aportan situaciones diferentes sobre el campo, por lo que podría jugar cualquiera y lo haría bien", afirma el técnico.