03 Noviembre 2017

Lluís Planagumà compareció hoy en rueda de prensa para valorar la complicada visita que tiene el UCAM Murcia este domingo. "Es evidente que el desplazamiento a Melilla no es sencillo, pero es algo que tenemos que hacer todos los equipos e incluso el Melilla tiene que hacerlo cada 15 días. ¿El horario? Es habitual jugar allí el domingo a las 12, sabemos lo que nos podemos encontrar incluso en materia de meteorlogía por el viento, pero eso será para los dos equipos", afirmó el técnico.

Sobre el rival, destacó que "el Melilla siempre tiene equipos competitivos, con un estadio particular y una afición exigente que está encima. Lleva muchos años en 2ªB y tradicionalmente es complicado. Es normal verlos en la parte alta de la tabla al final de la temporada. Además es un equipo con una propuesta de perfil ofensivo que gracias a eso es muy organizado. Es de los que menos encaja, es sólido, crece con la posesión de balón, generando superioridades. Está en la parte alta por mérito propio".

El UCAM Murcia se encuentra inmerso en un cuádruple empate a puntos en la parte de arriba de la clasificación del grupo IV: "No me sorprende que haya tanta igualdad en la parte alta. Si repasamos las últimas jornadas casi nadie ha conseguido encadenar dos victorias consecutivas. En esta competición es difícil unir varios partidos ganados, quien lo haga se planta arriba. No es habitual en ninguno de los cuatro grupos".

Además, señaló que "se puede llegar arriba en las últimas jornadas incluso, quien llegue a la última fase con fuerza tendrá opciones de playoff. Descartar equipos o definir posiciones de manera clara aún es pronto y atrevido, ya que no hay una regularidad en victorias".

Planagumà no podrá contar con una de las piezas fundamentales del once: "Fran Pérez es una baja importante, pero tenemos cuatro grandes centrales que han jugado muchos minutos. Quien supla esa baja dará un rendimiento óptimo, estoy seguro", señaló.

Preguntado por el balance de puntos conseguidos como local y como visitante, afirmó que "es raro e incómodo sacar más puntos fuera que dentro. Pero esto es una botella que está medio llena y depende del punto de vista. Tenemos un margen de mejora muy grande en casa y la responsabilidad de mantener el rendimiento a domicilio".

Además, analizó el arranque de la competición: "Desde mi punto de vista, considero que el balance de este primer tercio es bueno. Siempre hemos estado entre los cinco primeros, hemos conseguido más victorias consecutivas que nadie, somos el único equipo que no ha perdido en las últimas cinco jornadas, estamos consiguiendo muchos puntos fuera aunque en casa no seamos del todo fiables, hemos incorporado muchos jugadores nuevos, un entrenador nuevo, un bloque nuevo... Si hacemos un listado de aspectos positivos y negativos, habrá más positivos, aunque somos autocríticos y debemos mejorar. En cuanto a identidad y a modelo de juego, el guion está claro: tenemos una plantilla con muchos perfiles, ser autocríticos con el momento en el que nos encontramos pero siempre con la idea de competir bien. Hay que tener en cuenta que somos el equipo que menos disparos a puerta recibe y uno de los que más hace. Eso son datos objetivos".