El capitán habla sobre los problemas de pubis que le llevaron a pasar por el quirófano

28 Marzo 2018
El capitán habla sobre los problemas de pubis que le llevaron a pasar por el quirófano

Desde septiembre de 2016 hasta abril de 2018 han pasado casi 600 días. Es el tiempo que ha transcurrido desde que Góngora comenzó a sentir molestias en el pubis hasta que va a volver a jugar sin dolor. Tras pasar por el quirófano, el capitán del UCAM Murcia Club de Fútbol se ha quitado de un plumazo una losa que llevaba sobre los hombros y la mente.

En esta entrevista hablamos con él sobre su recuperación y sus temores, y conocemos a la persona detrás de un futbolista lastrado por su propio cuerpo, que ha vivido la peor cara del deporte rey.

Pregunta: Ya ha superado sus problemas y ha podido incluso entrenar con sus compañeros. La primera pregunta es obligada: ¿Cómo se encuentra? 

Respuesta: Estoy bastante bien, físicamente mejor y mentalmente fenomenal. Una lesión es algo muy complicado para el deportista, en mi caso ha habido momentos muy difíciles. Cuando ves que la vuelta está cerca te sientes pletórico, estoy con muchas ganas de volver a jugar. Ya el primer entrenamiento con mis compañeros fue inolvidable. Fue como si volviera a nacer. La operación y la recuperación han sido solo, entre comillas, unos 3 meses, pero hay mucho detrás, mucho tiempo con molestias y con dolor.

P: La operación se produjo en diciembre, pero esta lesión ¿desde cuándo la está arrastrando? 

R: Lo recuerdo todo perfectamente. Fue tras jugar contra el Elche la temporada pasada. Cuando terminó el partido noté molestias, hablé con los fisioterapeutas del club, y enseguida vieron que podía ser algo de pubis. Yo ni sabía lo que era. Cada vez más, los dolores fueron viniendo, creciendo, día tras día. Ha sido una etapa muy mala, he hecho lo que he podido, sé que no he podido dar el 100% aunque terminaba los partidos destrozado, no podía ni montarme en el coche. 

P: Para los futbolistas seguramente la osteopatía de pubis, que es la lesión que usted ha sufrido, es muy conocida, pero el gran público no sabe cómo es realmente y qué es lo que se sufre. ¿Cómo es esta lesión?

R: Es muy común en el fútbol. Es una lesión que afecta a la cadera, y es una zona que se mueve para cualquier cosa: sentarte, por ejemplo, levantarte de la cama, montar en el coche…  En mi caso, ha habido veces que no he podido levantarme de la cama, tenían que ayudarme. También incluso es doloroso cuando vas al baño. En el fútbol te afecta a la arrancada, al golpeo, también daña los aductores… Llegó un momento en el que no podía más.

P: Dicen que los momentos más duros son los que realmente impulsan a la persona en su maduración y en el aprendizaje de uno mismo. ¿Le ha servido para crecer?

R: Desde luego, he aprendido mucho. He crecido como persona, he aprendido a valorar el entrenar sin dolor. El futbolista solo valora jugar cada domingo y no se da cuenta lo importante que es todo lo que hay alrededor. Hace un año llegaba a entrenar sin ganas, solo quería volverme a mi casa, era todo incertidumbre. 

P: Y ahora, ¿vida nueva?

R: Por supuesto. He pasado momentos personales muy malos, entrenar cada día con dolor, no encontrar la manera de ponerte bien… para la mente es criminal. Me he desgastado mucho al jugar con tantas molestias. Este ha sido uno de los peores momentos de mi carrera deportiva. Es una lesión que te destroza mentalmente. Tienes que ser fuerte, intentar estar animado, ser positivo, ver más allá de la lesión. La operación es lo mejor que he podido hacer, te quitan el problema de raíz.