20 Marzo 2019

El Universidad Católica de Murcia Club de Fútbol volvió hoy al trabajo en La Condomina para preparar la visita del Atlético Sanluqueño (domingo, 17:30h). Antes de arrancar el entrenamiento, Julen Colinas, goleador en Sevilla, atendió a los medios de comunicación: “La verdad es que estamos jodidos porque el equipo hizo un partido serio y estuvo bien en líneas generales. Recuperamos buenas sensaciones, pero dos errores que puede cometer cualquiera, sirvieron para que el Sevilla Atlético nos diera la vuelta. Quedan nueve partidos, hay que seguir trabajando e intentar sacar el máximo número de puntos posibles”.

A pesar de la derrota, el UCAM Murcia es el segundo equipo de playoff que más puntos ha sacado en las últimas cinco jornadas. Colinas señaló que “en estos momentos todos los rivales aprietan. Los de abajo pueden ganar a cualquiera y a los de arriba nos cuesta mucho más sacar la victoria, ya sea jugando entre nosotros o con rivales que se están jugando la permanencia en la categoría. Al final todo se iguala. Ahora no hay ningún partido fácil, sin ir más lejos el líder fue a la casa del Sanluqueño y perdió. Aquí aprieta todo el mundo. Tenemos que seguir entrenando bien y preparar de la mejor manera este enfrentamiento, además de ir todos a una”.

Colinas: "Hay que valorar nuestro trabajo"

No obstante, afirmó que “por resultados no estamos en nuestro mejor momento. Ahora nos cuesta a todos mucho conseguir victorias, no solo a nosotros. Hay que valorar el trabajo que estamos haciendo. Nosotros sabemos que tenemos que mejorar día tras días y mirar el partido de este fin de semana como si fuera una final”.

Colinas lanzó un mensaje de tranquilidad tras la derrota: “Lo importante es estar arriba al final de temporada. Estamos en la pomada y tenemos que estar ahí para aprovechar nuestra oportunidad". También señaló que "el estilo de juego que tenemos nos deja más expuestos , pero hay que valorar todo nuestro trabajo y saber que vamos a cometer errores". 

Por último, habló de sí mismo: “Estoy para sumar. El míster decide quién juega o no, y entre todos tenemos que trabajar por un mismo objetivo. El gol me refuerza para coger confianza, personalmente, y ahora toca seguir en esta línea”.