26 Agosto 2004




En el peor momento para nuestra selección, los americanos desplegaron su mejor juego de todo el campeonato olímpico, derrotándonos po 94-102.



En todo momento, los chicos de Pesquera dieron la cara, ya que cuando los americanos parecía que se iban a escapar en el electrócnico, gracias a su gran defensa y juego físico,
enlazaban un par de ataques seguidos y volvían a menterse en el partido.



El primer cuarto terminó con un intercambio de canastas que dio lugar a un esperanzador empate a 25, con Tim Duncan sentado en el banquillo.



En el segundo cuarto Murbury destapó el tarro de las esencias que habia permanecido cerrado todo el campeonato, y comenzó a bombardear el aro españo desde la línea de triples,
lo que desbarató rapidamente la defensa zonal española. A pesar del acierto de Murbury (31 puntos, 6 triples) y de la galopante miopía de los árbitros que permitieron que Pau Gasol recibiera de todo en la pintura, el marcador reflejaba en el descanso un 43-44 gracias a un triple de Rudy Fernández.



En el tercer cuarto los americanos se despegaron 7 puntos arriba, distancia que a la postre sería insalvable, aunque en un arranque de furia espàñola logramos ponernos a cuatro puntos,
a falta de cuatro minutos para que se consumase la tragedia.



Al final, como ocurre en otros deportes, España, cuando mejor jugaba se vio apeada en cuartos del final del campeonato.
fuente

Marca.com