04 Enero 2012

El Assignia Manresa decidió en los últimos compases gracias a un gran Doellman (83-74)


Al UCAM Murcia se le brindaba la oportunidad de sumar dos victorias consecutivas y alejarse de los puestos de descenso. Durante algunos compases del partido, parecía que el equipo estaba encaminado a llevarse la victoria, sobre todo en el comienzo del tercer cuarto. Sin embargo, una mala defensa condenó al conjunto de Luis Guil que terminó perdiendo por 83-74.

Los resultados previos correspondientes a la primera jornada del año, daban un plus de importancia a este enfrentamiento entre el UCAM Murcia y el Assignia Manresa. Los rivales directos en la lucha por la permanencia sumaban victorias, hecho que obligaba a estos dos conjuntos a darlo todo por intentar conseguir el partido.

El equipo local entró más entonado al encuentro. Pese a su inferioridad en la pintura, el equipo de Jaume Ponsarnau corría bien a la contra y aprovechaba para sumar puntos a través de acciones rápidas. Luis Guil tuvo que pedir tiempo muerto para estabilizar a su equipo. En el ataque el conjunto murciano se encontraba espeso, los pívots no terminaban de definir bajo el aro, mientras que en el exterior tampoco había mucho acierto. La defensa mejoró a raíz del tiempo muerto, pero el ataque seguía irregular. Un triple de Franch, que no entró sobre la bocina, dejó el marcador 18-11 al final del primer periodo.

Tampoco cambió mucho el juego del UCAM Murcia en el siguiente cuarto. Doellman aprovechaba una y otra vez el despiste en las marcas para anotar debajo del aro o de media distancia. En ataque, los errores se sucedían y el marcador se iba ampliando a favor de Manresa. Guil introdujo varias rotaciones hasta acertar con el equipo que más renta le daría. Juan Jasen, que volvía tras lesión, le dio solidez en defensa y anotó un triple. Pero el gran protagonista sería Jordi Grimau. El catalán, ex de Manresa, aprovechó una técnica a Oriola, para anotar los dos tiros libres, un triple en la posesión y una canasta de dos antes del descanso. Pese a no estar jugando bien, el UCAM Murcia se iba solo dos abajo al descanso. 37-35.

Un descanso que le vino muy bien al UCAM Murcia para bajar revoluciones y centrarse en su juego. El equipo de Guil salió mucho más enchufado en la reanudación. Grimau de nuevo y Sekulic, asumieron el liderazgo del equipo en ataque. Un parcial de 0-8 que sirvió para asustar al conjunto rival. La reacción nos e hizo esperar. Gladyr, Hanga y por supuesto Doellman, metieron de nuevo a su equipo en el partido. El último cuarto, donde se iba a decidir todo, arrancaba 53-55.

Durante los primeros minutos del periodo, el UCAM Murcia se mantenía en el partido e incluso sumaba ventajas de cuatro y cinco puntos que le hacían pensar en la victoria, pero la defensa de desajustó y Doellman supuso un problema en todos los ataques. A fala de tres minutos para el final, los ataques errados por el UCAM Murcia fueron aprovechados por el equipo de Manresa para correr el contraataque y llevarse el partido. De hecho, el marcador finalizó con bastante diferencia para el Assignia, teniendo en cuenta como se había desarrollado el choque. 83-74.

El próximo partido el UCAM Murcia recibirá al líder de la Liga Endesa, el Real Madrid, en el Palacio de los Deportes.

fuente

Comunicación UCAM Murcia