20 Noviembre 2011

Hubo que llegar a la prórroga para decidir un encuentro muy disputado


Las numerosas adversidades que se encontró el UCAM Murcia durante la semana previa y durante el partido, no fueron suficientes para impedir que jugaran de tú a tú contra uno de los grandes. La defensa fue dura, y en ataque se encontraron por momentos muy cómodos en el interior y en el exterior. Principalmente gracias a un Jordi Grimau que anotó siete triples y se dejó el alma en defensa.

La semana previa al partido estuvo marcada por novedades en ambos equipos. Por un lado, Valencia Basket anunciaba el fichaje de Splitter y su debut en el Palacio de los Deportes. Por el contrario, el UCAM Murcia perdía a Robert Kurz y se quedaba también sin Pedro Rivero para este encuentro.
No eran las mejores noticias para recibir a uno de los mejores equipos de la competición, pero la salida a pista del UCAM Murcia fue fulgurante. Barlow anotó la primera canasta a los dos segundos de encuentro, y poco después, Jordi Grimau, esta vez de inicio, enchufaba el primero de los dos triples que anotaría en el cuarto. En el juego interior, Augustine y Sekulic conseguían hacer daño en ataque y cerrar el rebote en defensa, sin embargo, el primero, que estaba especialmente motivado por jugar contra su ex equipo, tuvo que ser sustituido por acumular dos faltas más que discutidas. Valencia tenía como hombre más destacado a Lishuk, pero en el exterior, los de Luis Guil conseguían parar muy bien a los aleros valencianos. Con Barlow y Sekulic anotando, el equipo se iba 23-13 al segundo cuarto.

Valencia reaccionó en este periodo, donde sus hombres importantes, entraron en acción y comenzaron a levantar del partido. Markovic y Kuksiks, comenzaron a anotar triples que redujeron la diferencia. Con el marcador ajustado, Andrés Miso comenzó a entrar en la anotación. El madrileño, anotó un triple y un tiro de dos, para seguir manteniendo a su equipo por delante. 36-35 se marchaban al descanso.

En la reanudación, el Valencia Basket salió más fuerte que el UCAM Murcia en los primeros minutos. Splitter se hacía el dueño del rebote, mientras que Nick Carner Medley y De Colo comenzaban a destacar en el ataque taronja. Después de un tiempo muerto, seguido de dos nuevos triples de Jordi Grimau, el equipo de Luis Guil se metió de nuevo en el partido. Andrés Miso acompañó con lanzamientos de tres y cuatro metros, mientras que Sekulic finalizaba los balones interiores.

El cuarto periodo, que no definitivo, arrancó con otro triple de Grimau. Inconmensurable el catalán desde la línea de 6,75. Cuatro puntos se ponían los murcianos por delante, que afrontaban el final del partido, defendiendo a gran intensidad. Llegando al final del encuentro, las decisiones arbitrales iban restando ataques al UCAM Murcia. Los dos equipos intercambiaban canastas y se llegaba a falta de 30 segundos 71-71. El balón lo subía Rodrigo San Miguel, que se encargó de realizar el último tiro para poner a su equipo por delante. El balón salió rebotado del aro y en el rebote, el UCAM Murcia vio falta cuando eran dos jugadores del Valencia Basket los que se estorbaron en el salto. Una falta que pudo cambiar el devenir del encuentro. Con seis segundos para el final, el UCAM Murcia completó una fantástica defensa para forzar la prórroga ya que Valencia no estaba en bonus.

En la prórroga, el equipo de Luis Guil llegó muy mermado debido a las ausencias, a la acumulación de minutos de muchos de los jugadores y por la lesión de Barlow, que había sufrido un golpe en la cabeza durante un choque en el último cuarto. Aún así, dos triples de Grimau, que llegaba a los siete y otro de Franch, mantenían al UCAM Murcia en el partido, con el marcador muy igualado. No se llegó a completar la derrota, ya que De Colo y Caner-Medley, estuvieron muy acertados. Finalmente el Valencia Basket se llevó la victoria por 83-86.

El UCAM Murcia fue ovacionado, dejando una buena sensación entre una afición que estuvo siempre apoyando a su equipo en los mejores y peores momentos del partido.

fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.