21 Noviembre 2010

El CB Murcia levanta una diferencia de 16 puntos ante Burgos, en solo un cuarto (84-75)


Lástima del que no pudo estar ahí para verlo. El CB Murcia gestó una remontada inolvidable contra un rival directo como Burgos. Después de un primer y, sobre todo, un tercer cuarto muy flojo, los de Luis Guil dieron la vuelta al marcador jugando un baloncesto arriesgado, intenso y espectacular. Una victoria que mantiene al equipo en segunda posición y le da alas para afrontar una de las fases más duras del calendario.

La liga es muy larga pero un enfrentamiento de esta magnitud entre dos equipos llamados a estar arriba tiene más valor que una simple victoria. De esta importancia eran muy conscientes los hombres de Luis Guil, sin embargo, el comienzo no salió como ellos deseaban. La efectividad de unos y otros en ataque fue muy distinta en el primer periodo. El CB Murcia no era capaz de superar la intensa defensa burgalesa, mientras que el conjunto visitante anotaba todo lo que tiraba. El entrenador del conjunto murciano, tuvo que pedir tiempo muerto para parar el juego de Burgos. A ello contribuyó Óscar González. El madrileño ayudó a que su equipo recortara la diferencia con siete puntos al final del cuarto. La última posesión, culminada por Coppenrath, dejaba el marcador en 15-25.

El abultado resultado se redujo antes del descanso. El segundo cuarto del CB Murcia fue muy distinto al primero. Los hombres grandes aparecieron en ataque. Taggart, Coppenrath y un fabuloso Faverani, remontaron el vuelo. El brasileño anotó dos triples consecutivos para meter a su equipo en el partido. Jasen hizo el resto, con una asistencia y otros dos triples al final del cuarto. El apretado duelo que se esperaba estaba servido.

Tras la reanudación, Burgos se entonó de nuevo. Principalmente, porque su mejor jugador, Mcah Downs, sacó su talento a relucir. A la defensa murciana le costaba mucho parar a este jugador. Por otro lado, Ugboaja, también conseguía rebotes importantes para su equipo, mientras Murcia se quedaba atrás. El número de faltas de Jasen y Faverani, dos de los más acertados en ataque, perjudicaba la anotación murciana. Los de Luis Guil se metían en el último cuarto 16 abajo.

Un resultado casi imposible de remontar en tan solo diez minutos. Pero no para el CB Murcia, no para una plantilla que puede contar con protagonistas diferentes según la situación del partido. La defensa se puso las pilas para parar a Castro, Down y compañía. En ataque, Coppenrath como referencia interior tiró del equipo. Anotando, reboteando y sacando el balón a la mejor opción de tiro. Poco a poco y con el apoyo de un público entregado, la ventaja se redujo. Para ello fue clave la aportación de Roberto Morentin. Dos triples seguidos y un tiro de dos, para sentenciar un parcial de 17-0 que ponía por delante a los murciano. Faltando cinco minutos para el final y con Burgos rompiendo su mala racha, fue el turno de Michael Umeh. El americano, que no había estado muy acertado en los cuartos anteriores, dio un recital de penetraciones y de lanzamientos de media y larga distancia en el momento más importante. Fue crucial su aportación. Finalmente, se consumó una victoria sorprendente, que permite al CB Murcia mantener la segunda posición antes de viajar a Gerona. ( audio Casadevall) ( audio Luis Guil 1) ( audio Luis Guil 2) ( audio Luis Guil 3) ( audio Luis Guil 4)

fuente

Crónica y estadísticas