09 Noviembre 2010

Los hombres de Luis Guil han asistido a una sesión de descarga para afrontar, en las mejores condiciones, el partido contra La Palma


Los jugadores del CB Murcia han cambiado la pista de baloncesto por un SPA. Hoy no tocaba machacarse en el gimnasio ni correr por la cancha, hoy tocaba descargar los músculos para prevenir lesiones.

La sesión, que ha tenido una duración total de casi dos horas, ha constado de cuatro partes: baño en jacuzzi, sauna, baño turco y agua a presión. Una sesión en la que “aparte de descargarse muscularmente también sirve para descargarse psicológicamente. El jugador sale de la rutina de una semana normal de trabajo, se relaja e interactúa de manera diferente con el resto de los compañeros”, asegura Carlos Aragón, preparador físico del equipo.

Después de este entrenamiento especial, jugadores y técnicos comerán juntos. Es una forma de hacer grupo y relajarse, antes de volver al trabajo duro. Esta semana al CB Murcia le espera un hueso duro de roer en el Palacio de los Deportes.

fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.