02 Abril 2010




Los dos hijos del entrenador del primer equipo del Club Baloncesto Murcia, Marc y Sergi, han aprovechado las vacaciones de Semana Santa para visitar a su padre y conocer la capital de la Región.

Ambos han querido seguir la trayectoria de su progenitor, dado que juegan de base en los Maristas de Lleida. El mayor, que tiene 16 años, lo hace en categoría junior; mientras el segundo, de 10, aún compite en minibasket.

De hecho, Sergi se unió al resto de la familia este miércoles, pues los días previos viajó a Francia a disputar un torneo, en el que ha quedado cuarto. Un meritorio lugar, teniendo en cuenta que participaban 30 equipos.

Este domingo regresarán a Lleida, pero hasta entonces, aprovechan la experiencia de su padre para mejorar algunos aspectos, tales como el tiro.
fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.