13 Diciembre 2009

Edu Torres no pudo debutar con victoria en su estreno con el conjunto murciano


El equipo sevillano se acerca a su objetivo de participar en la Copa del Rey tras vencer esta mañana al Club Baloncesto Murcia, en un choque que sólo fue igualado en los primeros minutos. Con un gran acierto en el lanzamiento, 70% en tiros de 2, y superioridad en el rebote, los hombres dirigidos por Joan Plaza no permitieron a los de la Capital del Segura ninguna opción de victoria.

El gran protagonista del encuentro ha sido el alero con pasaporte francés, Tariq Kirksay, con 16 puntos y 7 rebotes para 30 de valoración, bien acompañado por Dusko Savanovic con 18 tantos. En el conjunto de Torres, destacar los 10 puntos conseguidos respectivamente por los exteriores Robles, Vujanic y Scepanovic.

El primer quinteto del nuevo entrenador murciano fue el formado por Milos Vujanic, Delininkaitis, Powell, Moncasi y Prestes, mientras que Joan Plaza presentó de inicio a Calloway, Ager, Kirksay, Savanovic y Xavi Rey.

Cajasol comenzó el choque conociendo las dificultades con las que se presentaban los murcianos en Sevilla tras el cambio de entrenador, no permitiendo que ello supusiera un revulsivo, y así cobró su primera renta (8-2) en el 3’. Con acierto desde la línea de 3 puntos, los pimentoneros se mantuvieron en el partido (16-14) en el 6’, pero la aparición de Kirksay y Savanovic abrió un parcial para los sevillanos, merced a su gran efectividad en el lanzamiento de 2, llegando a la conclusión de los primeros diez minutos con ventaja cajista (30-19).

En los continuos cambios de Torres por reorganizar el equipo, colocó al lituano Delininkaitis de base en el inicio del segundo cuarto. Murcia intensificó su defensa, y con un parcial de 0-6 después de un 3+1 de Scepanovic se metió de nuevo en el partido (31-25) en el 12’, pero sólo fue un espejismo que se encargó de romper Andrés Miso con dos triples consecutivos. Una falta antideportiva señalada a Moss permitió a los sevillanos un parcial de 10-0 que devolvía la distancia en el marcador (41-25) en el 14’. El partido se rompió definitivamente y a ello contribuyó también el escolta Tyrone Ellis con otros dos triples, colocando la máxima diferencia hasta ese momento (52-31) en el 19’, y llegando al tiempo de descanso con un marcador de 54-35.

El inicio de la segunda mitad confirmó lo sucedido en la primera, y las buenas intenciones de los pupilos de Edu Torres chocaron con su desacierto en el tiro y su precipitación en el movimiento de la bola que permitió que los de Joan Plaza fueran ampliando poco a poco los parciales para ir acumulando máximas ventajas en el partido (68-43) en el 25’. Las numerosas pérdidas no ayudaron a los pimentoneros a mantener la concentración en el juego, y el parcial finalizó con la clara diferencia para los locales de 82-43.

El último cuarto sólo fue un trámite, en el que el único aliciente para los sevillanos era llegar a los 100 puntos y para Murcia la obligación de intentar reducir las diferencias de cara al tanteo final. El choque se convirtió en un correcalles con los jugadores liberados de la presión táctica y pasando los minutos hasta llegar a la finalización de un partido que concluyó 99-59, que permite a los sevillanos acercarse aún más al objetivo de la Copa, mientras que los pimentoneros tendrán que seguir trabajando con su nuevo entrenador de cara a los difíciles partidos que se avecinan.

Una crónica de Miguelín Martínez
fuente

Crónica y estadísticas