17 Octubre 2009

El técnico del CB Murcia subraya que “un equipo que quiera conseguir sus objetivos tiene que hacerse fuerte en casa”


Moncho Fernández ha comenzado especificando, en la rueda de prensa celebrada hoy en el Palacio de Deportes, que el choque de mañana “no es una final, porque después de este partido quedan 31 jornadas, pero está claro que tiene una importancia grande para nosotros”. “Tenemos que empezar a ganar y, sobre todo, un equipo que quiera conseguir sus objetivos, sean del calibre que sean, tiene que hacerse fuerte en casa. Nosotros no podemos dejar escapar a Manresa vivo”, ha recalcado.

El técnico del CB Murcia ha reconocido haber estudiado bien a su rival, el Suzuki Manresa, del que ha dicho que para él “es un espejo en el que reflejarnos: Un equipo humilde, con un presupuesto muy bajo, pero a base de corazón, ganas, esfuerzo, compromiso… todas esas cosas que a mí me parecen básicas para jugar a cualquier cosa, ellos la tienen y es un año tras otro”. “Creo que el mérito de Jaume Ponsarnau y sus jugadores no tiene calificativos, porque por mucho que nos acostumbremos a verlos ganar, hay que ganar fuera de casa en San Sebastián y hay que ganar a Unicaja… y un año, otro año y otro año. La verdad es que ese espíritu manresano es el que me gustaría que nosotros tuviéramos”, ha aseverado.

A continuación, Fernández ha analizado al adversario

de mañana: “Manresa ha mantenido la base del año pasado con Rodrigo, Alfons Alzamora, Grimau o con Román; en ese aspecto muy bien. Han perdido a Ibaka por la NBA y lo ha sustituido por Nivins, que es digamos que el Ibaka de este año, porque también es un jugador muy atlético, quizás con un poco más de talento ofensivo en el perímetro; para el ‘5’ pierden a Asselin, pero incorporan al mejor ‘5’ de la LEB que era Brian Cusworth, que es un jugadorazo que aquí no vendrá, pero que es un jugador que estaba promediando en pretemporada 17 puntos… un ‘5’ de 2.13 que es un gran jugador. Y después veo que, de nuevo, han vuelto a acertar: un base que lleva cuatro o cinco años haciéndolo muy bien en la LEB, Dani López, el complemento para Rodrigo. Necesitan un ‘3’ que pueda jugar de ‘4’, Marcus Vinicius, que ya lo estaba haciendo bastante bien en la LEB últimamente y, luego, han incorporado a un joven jugador que han andado muchos equipos detrás y la verdad es que tiene mérito que haya sido Manresa el que se haya llevado el gato al agua, que es Sergiy Gladyr, que está promediando 50% en triples, teniendo ocho intentos de tres por partido y juega 17 minutos, es decir, que si lo lleváramos a promedio de 40, tiraría 16. Es increíble, es uno de los mejores tiradores que he visto en muchísimo tiempo. Y, yo creo que, si nosotros queremos ganar mañana, tenemos que ponernos a ese nivel, porque si no, nos van a hacer mucho daño”.

En este sentido, Fernández ha aclarado que “tenemos que ser conscientes de lo que nos ocurre y ser constantes todo el tiempo”. “Nuestra gran lucha dentro del equipo es conseguir que nos esforcemos día a día, que respetemos el escudo que llevamos, que peleemos por lograr los objetivos que tiene el club y, siempre digo lo mismo, salvar la categoría es un objetivo tan honesto y tan importante como puede ser para el Barça ganar la liga. Esto es nuestro objetivo y el camino para conseguirlo es la constancia durante cuarenta minutos y está claro que hasta ahora en los dos primeros partidos de liga no los hemos tenido”, ha añadido.

Y es que, “en la Liga ACB para conseguir la victoria sí tienes que jugar a un grandísimo nivel todo el partido, sin duda tienes que ser constante. Nosotros no nos podemos permitir el lujo de bajar un peldaño, porque enseguida los equipos tienen tanta calidad que te ganan. No es preocupante que pierdas contra el Caja Laboral o que Fuenlabrada te gane en su casa; es más importante el cómo que el qué, que las derrotas en sí, pero está claro que cuando ocurra esto hay que ser más fuerte física y mentalmente sobre todo”.

Por último, Moncho se ha referido a los contratiempos que presenta para esta 3ª Jornada y que “han sido cosas un poco de mala suerte, porque las lesiones fruto del cansancio de muchos partidos, pues lo puedes entender, pero lo de Powell ha sido un golpe fortuito y lo de Tomas (Delininkaitis), que no ha podido entrenarse (ni el viernes ni el sábado) y vamos a ver si mañana puede estar (“El equipo médico y yo creemos que sí va a estar”), esperemos que sí, se ha debido a una infección en sus ojos, que le ha impedido entrenar”. ( audio 1) ( audio 2) ( audio 3) ( audio 4) ( audio 5) ( audio 6)
fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.