08 Octubre 2009




Con esta motivación afrontan el comienzo de la temporada los dos nuevos jugadores del Club Baloncesto Murcia tras su salida de Unicaja. Con tan sólo 21 años, estos jóvenes brasileños se muestran ansiosos de demostrar su valía después de su periplo en la LEB Oro. Aunque ya han disputado algunos minutos en ACB y Euroliga con el equipo malagueño, este domingo experimentarán su verdadero debut en la primera liga española.

Vítor Faverani, amante de las motos, los coches y del Barcelona de Guardiola, se encuentra tranquilo ante el inminente arranque liguero: “Hasta que no llegue, no creo que me de cuenta de que estoy en ACB, porque con tanto trabajo estos días, no tienes tiempo de pararte y pensar en ello”. Por su parte, ‘Paulao’, como prefiere que le conozcan, espera “poder debutar ya con Murcia”. “Estoy deseando afrontar esta oportunidad que tengo”, manifiesta. Ambos coinciden en que tratarán de suplir la falta de experiencia en el inicio de la competición con toda la ilusión y ganas con las que han aterrizado en el equipo de la Capital del Segura.

Comienzos en Brasil

En un país donde el rey de los deportes es el fútbol, a cada uno de ellos el camino del baloncesto les llegó de forma diferente. Paulao, nacido en Monte Aprazivel, municipio brasileño del estado de Sao Paulo, encontró la pasión por el baloncesto “gracias al profesor de Educación Física”, explica, mientras añade: “Me dijo que jugara porque era muy grande. Desde ese momento me encantó este deporte y no he parado, no quería saber otra cosa que no fuera baloncesto hasta el punto que descuidé todo lo demás, hasta los estudios”.

Faverani, nacido en la ciudad de Porto Alegre, se decantó por otros deportes como el fútbol, la natación o el voleibol antes de coger su primer balón naranja, pero la influencia de sus hermanos fue decisiva: “Empecé a jugar con ellos porque siempre les veía con sus amigos y me llamaba mucho la atención el buen ambiente que tenían. A partir de ahí todo fue rápido hasta que me di cuenta que ésta podía ser mi profesión cuando firmé mi contrato con Unicaja”.

Una vida juntos

El deporte de la canasta unió a estos jóvenes interiores en la selección de Brasil sub 15, donde ya comenzaron a compartir habitación. “Cuando llegué a la concentración de la selección no conocía a nadie y el primero que se acercó fue Paulao, me pareció muy buena persona y nos caímos muy bien”, confiesa Faverani.

Ésa fue la primera vez que ambos compartieron equipo, pero no posición en la pista por la diferencia que existía en esos momentos entre ambos. “Yo jugaba de 5 porque pesaba 140 o 150 kilos, mientras que Vítor era todavía muy canijo y delgado y le tocaba jugar de 4. Desde ese momento, como cogía muchos rebotes y estaba muy gordo, me tocó jugar ya siempre de 5”, relata el ‘15’ murciano.

El caso es que después ambos desembarcarían en Málaga, aunque fue Faverani el primero en aterrizar en la capital andaluza: “Fue dura la primera semana porque no hablaba nada de español, pero nada más, después me decían que me callara porque ya hablaba demasiado, pero no fue difícil la adaptación”. Así, su llegada sirvió de trampolín para un nuevo reencuentro con su compañero. “En Unicaja siempre me pedían referencias de Paulao y les hablaba de que era un jugador que tenía muchas ganas, que cogía muchos rebotes, además de que era muy humilde, buena persona y que nos llevábamos muy bien”, asegura el jugador porteño.

Después de compartir equipo en Málaga, sus caminos se han vuelto a unir en Murcia, donde compartirán nuevamente vestuario, aunque, entre risas, prefieren que sólo sea eso: “Somos vecinos y no nos vemos, porque pasamos tanto tiempo en la pista que si nos viéramos también fuera, nos pelearíamos”, señala Faverani.

Llegada a Murcia

Después de un verano de rumores, estos dos pívots brasileños llegaron al equipo de la capital del Segura, aunque en condiciones diferentes. Faverani lo hizo tras rescindir su contrato con el conjunto malagueño: “Lo hemos hecho de mutuo acuerdo y no pienso que haya salido de allí por la puerta de atrás. No creo que hubiera jugado mucho porque mi juego es distinto al que quiere Aíto, así que tomamos todos esa decisión y estoy agradecido a Unicaja, porque he conocido allí gente muy buena, aunque no se hayan cumplido los objetivos”. Tras ello, el nuevo jugador murciano también desmiente que su llegada a Murcia estuviera condicionada por la de su compañero Paulao: “En Internet leí que podía pasar eso, pero hablé con mis agentes y me dijeron que no, aunque Murcia era una posibilidad. Después hablé con Paco Guillem (Director Deportivo del CB Murcia) para aclarar su interés por mí, porque no iba a venir a un equipo que no me quisiera. Tras ver que podía ser un jugador importante, vine sin pensarlo”, asevera.

La llegada de Paulao, en cambio, se produce en calidad de cedido por parte del equipo que dirige Aíto García Reneses, aunque en verano contempló la posibilidad de permanecer a las órdenes del técnico madrileño. “Antes de irme a Brasil me dijeron que podía tener minutos en Málaga, pero una vez allí mis agentes me dijeron que querían cederme a otro equipo ACB. Desde entonces, este verano he estado en varios equipos y no quería mirar Internet porque cada día aparecía en uno distinto. Al final he llegado a Murcia y creo que ha sido mucho mejor, porque aquí voy a tener oportunidad de jugar y quiero hacerlo bien. Ahora estoy empezando realmente mi carrera”, afirma el pívot brasileño.

El nuevo proyecto murciano les ilusiona, tal y como apunta Paulao: “Es muy interesante y, aunque al principio fue un poco complicado porque tardaron jugadores en incorporarse, en los últimos partidos hemos demostrado que podemos hacer cosas importantes esta temporada”. En cualquier caso, se muestran muy confiados en poder aportar mucho al conjunto de Moncho Fernández en esta nueva campaña.

Brasil vs Brasil

El destino ha querido que el debut ante su afición de estos jóvenes jugadores se produzca ante otra pareja de brasileños, Thiago Splitter y Marcelino Huertas (aunque este último es duda para el mismo), del Caja Laboral, permitiendo a los aficionados murcianos poder presenciar un duelo con lo mejor del presente y futuro de la selección campeona del último Torneo de las Américas. “Es una situación curiosa y ambos son muy buenos jugadores”, señalan antes del enfrentamiento contra sus compatriotas.

El duelo más directo será el que mantengan Paulao y Splitter, para el cual el jugador de Murcia asegura estar preparado: “La única forma de jugar contra Thiago es hacerlo como él, jugando duro y muy fuerte. Es un jugador muy importante y lo lleva demostrando muchos años en su equipo y en la selección”. En cualquier caso, señala que “aunque jugar contra Thiago es importante, también lo es hacerlo con el resto de pivots de la liga, los cuales yo veía por la televisión cuando llegué a España y ahora voy a poder tener la oportunidad de jugar contra ellos”.

La selección brasileña y el horizonte de los JJ.OO.

Estos nuevos jugadores de presente y futuro, a los que ahora dirige Moncho Fernández, ya han militado en las diferentes categorías inferiores de la selección canarinha, incluso Paulao ha podido debutar con la absoluta: “Fue todo muy rápido, estaba con la sub-18, donde fui máximo anotador y reboteador, y salió la posibilidad de ir a la absoluta, lo cual fue increíble poder hacerlo con 17 años”.

Ambos han renunciado este verano a participar en el Torneo de las Américas que su selección ha disputado en San Juan de Puerto Rico y donde el combinado dirigido por Moncho Monsalve ha alcanzado la medalla de oro. Faverani, tras mantener una reunión con el técnico vallisoletano asegura no tener ningún problema, ya que “prefería pasar el mes de vacaciones con mi familia, porque estamos muy unidos”. “Así se lo expliqué a Moncho (Monsalve) y creo que lo entendió”, subraya.

La nueva designación de Rio de Janeiro como sede olímpica en 2016 sorprendió a los nuevos pívots murcianos: “Estaba entrenando y alguien me lo dijo y la verdad es que fue una gran alegría”, afirma Paulao. Aunque queda mucho tiempo aún para ello y prefieren no marcarse metas tan lejanas, aseguran que “sería muy bonito defender a la selección en unos Juegos y más en nuestro país”.
fuente

Miguelín Martínez