30 Abril 2009

En el tercer cuarto, Joel Freeland resultó esencial para la victoria grancanaria. Se adueñó de la pintura, superando a los jugadores más altos del conjunto local


El Kalise Gran Canaria comenzó el partido pisando fuerte y su intensidad y calidad crecieron progresivamente, hasta alcanzar su cénit en el tercer cuarto. El CB Murcia no se cruzó de brazos, pero tampoco se sintió cómodo en su pista. Sin embargo, no agacharon la cabeza en el último periodo, y siguieron luchando, aunque fuese sólo para hacer el resultado algo más favorable. De este modo, consiguieron un 72-83.

Salva Maldonado escogió como cinco inicial a Marcus Norris, Jim Moran, Carl English, Sitapha Savané y Joel Freeland, mientras que Manolo Hussein se decantó por Chris Thomas, Donatas Slanina, Taquan Dean, Chris Moss y Diego Fajardo.

Abiertamente nervioso, el conjunto local inició el partido descolocado, cometiendo fallos en el ataque y dejando huecos en la defensa. No obstante, Chris Moss reaccionó a tiempo y salvó el cuarto. Luchó y se la jugó en la pintura, enfrentándose a Freeland, aunque la inclusión de Augustine, muy fuerte, potenció el juego interior canario. A partir de entonces, la responsabilidad local recayó sobre otros compañeros, que se pusieron las pilas también, hasta conseguir igualar el marcador a 15.

Al volver del tiempo muerto, el Murcia encontró su sitio en la pista y, sintiéndose más cómodo, elaboró un juego mucho más interesante e incluso se permitió un par de buenas jugadas. Aun así, el rival no dio su brazo a torcer y se llegó al segundo cuarto 17-19.

Al inicio del cuarto, los pupilos de Hussein no consiguieron encajar ningún tanto a su rival y no fue hasta el minuto 3 cuando Pedro Robles abrió la veda. Eso sí, lo hizo a lo grande, con un buen triple. Entretanto, su rival consiguió ponerse 5 puntos por encima, aprovechándose de los fallos más mínimos en la defensa de casa. Aunque pudo ser peor, ya que, cuando el periodo se les estaba yendo de las manos, Slanina puso la dosis de inteligencia y potencia que necesitaba el equipo. En una jugada combinándose con Fajardo, devolvió al CB Murcia parte de la identidad que había parecido perder, hasta el punto de que, en dos minutos, transformó la ventaja de 11 puntos que le llevaba su rival a un 36-41, con el que llegó al descanso.

A la vuelta del mismo, el grupo de Hussein le puso ganas, pero no pudo frenar el juego interior de su rival. Freeland se convirtió en el amo de la zona y, aunando fuerzas con Augustine o por libre, resultó imposible de superar. Rebotes ofensivos y defensivos, mates, tapones y un sinfín de jugadas más, que proporcionaron, eso sí, un gran espectáculo. Prácticamente entre ambos, con alguna ayuda de Moran, hicieron un parcial 5-15, que, finalmente, fue roto con un triple de Robles. No obstante, cuando los murcianos se dieron cuenta de que tenían que apostar por el juego exterior, ya era demasiado tarde, o bien tuvieron falta de suerte, ya que, en muchas ocasiones, la canasta escupió los balones pimentoneros.

De este modo, el último cuarto partió de un peligroso 49-68. Hussein, entonces, confió acertadamente en Jesse Young, quien, junto con Moss, consiguió frenar al huracán en el que se había convertido su oponente, aunque, dada la ventaja que éste había alcanzado en el tercer cuarto, su labor no sirvió más que para maquillar el resultado, que, finalmente, quedó 72-83.
fuente

Crónica y estadísticas