29 Marzo 2009

Los de Hussein perdieron por 85-94, pero no agacharon la cabeza en ningún momento


En la primera parte del choque se vio en pista a dos equipos grandes e igualados. Sin embargo, en la segunda mitad, el local acusó la ausencia de Taquan Dean, y en consecuencia, la limitación en la rotación exterior que quedaba sin él. Aún así, Slanina y Robles se dejaron la piel, mientras Barnes y Moss hicieron lo propio en la pintura. En las filas rivales, el juego estuvo más distribuido, aunque fue Rakocevic quien tiró del carro en los momentos clave, especialmente antes del descanso.

Dusko Ivanovic escogió como cinco inicial a Igor Rakocevic, Pablo Prigioni, Fernando San Emeterio, Tiago Splitter y Will Mc Donald, mientras que Manolo Hussein optó por Chris Thomas, Donatas Slanina, Pedro Robles, Lamont Barnes y Diego Fajardo.

Al inicio del encuentro, Thomas movió bien el balón y no dudó en jugársela él mismo cuando tuvo ocasión. El TAU, abiertamente sorprendido, se quedó atrás, hasta que, con el marcador 14-5, Rakocevic asumió el mando y lideró un parcial 7-16. Aún así, los baloncestistas de casa, especialmente Barnes y Robles, no decayeron y recuperaron su posición adelantada, de tal modo que, cuando sonó la bocina, contaban con una ventaja de 5 puntos (28-23).

La defensa vitoriana se cerró en el segundo cuarto. El local, por tanto, no lo tuvo tan fácil como en los diez minutos anteriores y la situación se igualó. No obstante, los de Hussein mantuvieron en todo momento una pequeña superioridad, que se perdió a la vuelta de un tiempo muerto. A pesar de ello, los de casa, y especialmente sus baloncestistas más bajos, no se achantaron ante su rival, y pisaron sus talones hasta el final. Mickeal hizo que esta labor resultase especialmente complicada, ya que anotó 8 puntos y capturó 5 rebotes.

El tercer periodo resultó más intenso que los anteriores. Ambos conjuntos salieron a pista con una especial agresividad. Esto se tradujo en un rápido e igualado intercambio de canastas, que desgastó en gran medida a los murcianos. Robles estuvo brillante en los minutos iniciales, mientras que los jugadores interiores Moss y Barnes se encargaron del resto del periodo. Se hicieron dueños de la pintura y actuaron con osadía en ella, sin dudar a la hora de enfrentarse a Splitter o a Teletovic. De este modo, los pimentoneros se dispusieron a recibir el último cuarto desde un 66-70.

Sin embargo, con Taquan Dean lesionado, las posibilidades de rotación de los exteriores fueron escasas, y Robles, Thomas y Slanina acusaron el cansancio y la presión. El TAU, por el contrario, contaba con un banquillo más nivelado, cuya arma más importante fue la velocidad, debido a que la armada anfitriona ya no podía seguir un ritmo tan elevado. Aún así, los murcianos lucharon hasta el final del encuentro. Perdieron, pero lo hicieron compitiendo hasta el final.
fuente

Crónica y estadísticas