30 Enero 2009

El entrenador del CB Murcia admite que “para ambos equipos este partido representa algo más que un resultado directo”


El Club Baloncesto Murcia se enfrentará este domingo (12:30 horas; 7RM) en Menorca a un rival directo, el conjunto dirigido por Ricard Casas, el cual atesora una victoria más que sus adversarios.

“A día de hoy posiblemente sea el partido más decisivo que hayamos jugado en toda la temporada, porque Menorca ahora mismo tiene una victoria más que nosotros, porque es un rival directo y porque poder conseguir la victoria indudablemente debido al tener –en el caso de que fuese así- los dos partidos ganados con ellos, inmediatamente pasaríamos por encima de ellos. Entonces, es un partido que tiene muchas connotaciones y bueno, eso le da mayor trascendencia que a lo mejor cualquier otro partido”, comentaba Hussein esta mañana en rueda de prensa.

El técnico grancanario es consciente de las ventajas e inconvenientes que presenta este enfrentamiento: “Está claro que luego quedará todavía mucha competición y habrá que ver qué es lo que ocurre, pero ambos equipos, tanto ellos como nosotros, sabemos que éste es un partido que representa algo más que un resultado directo. Así que imagino que el mismo ansia de ganar que tenemos nosotros, pues imagino que lo tendrán ellos, porque saben que somos un rival que pueden dejar con un cierto distanciamiento en la clasificación”.

Por otro lado, Hussein afirma que no teme por su puesto, ya que él desempeña su cometido “pensando siempre en el futuro inmediato, que siempre es el siguiente partido”. “Entonces, ahora mismo mi futuro inmediato es Menorca y cuando termine el partido de Menorca, pues ya veremos cuál será el siguiente futuro inmediato, que posiblemente será el de Manresa. Pero, no tengo ninguna sensación en este momento de finiquitud, aunque también tengo claro, y esto es algo que me decía mi abuelo, que en la eternidad ni se entra ni se sale, así que… eternos me parece que ninguno de nosotros”, añade.

Y es que, el preparador murciano considera que “ser entrenador significa vivir en la cuerda floja y tener claro que normalmente en la adversidad, tú tienes que aceptarla y reponerte con entusiasmo”. “Yo eso lo asumo, porque forma parte de mi profesión, ya que si no lo asumiese así, creo que sería un mal profesional, porque estaría absolutamente ya no frustrado, sino estaría incluso deprimido”, expone.

Finalmente, Manolo Hussein concluye su comparecencia con la siguiente valoración personal: “Yo creo que he tenido también momentos difíciles, a lo mejor menos visibles para la galería, porque parece que lo que cuenta para valorar las sensaciones de una persona y en concreto de un profesional, de un entrenador, parece que es lo que transmite su entorno. Los profesionales tenemos que aislarnos del entorno, porque éste crea ídolos y una semana más tarde, cava tumbas”. ( audio 1) ( audio 2) ( audio 3) ( audio 4) ( audio 5) ( audio 6) ( audio 7) ( audio 8) ( audio 9)
fuente

Club Baloncesto Murcia, S.A.D.