25 Enero 2009

Los de Casimiro asentaron su defensa desde el principio para, posteriormente, realizar un trabajo de equipo en ataque que les llevó a ganar por 78-99


El CB Murcia sucumbió en casa ante la fuerte presión de un MMT cuyas ganas de llevarse esta victoria se manifestaron desde el principio del encuentro. A partir de la construcción de una defensa cerrada y sólida, los visitantes comenzaron a asentarse en la pista y a intimidar a su rival. Aunque, en ocasiones, el local estuvo a la altura de las circunstancias, nada pudo hacer a partir de la segunda mitad del tercer cuarto, cuando los madrileños desplegaron un juego que hizo recordar al Estudiantes de antaño.

Luis Casimiro escogió como cinco inicial a Corey Brewer, Samo Udrih, Carlos Suárez, Martin Rancik y Tom Wideman. Por su parte, Manolo Hussein se decantó por Chris Thomas, Taquan Dean, Pedro Robles, Chris Moss y Lamont Barnes.

Aunque el CB Murcia comenzó mostrando una tangible superioridad y, en un minuto y medio, consiguió ponerse 8-1, el Estudiantes reaccionó a tiempo. Comenzó a cerrar su defensa y a basar sus anotaciones en intensos contraataques. Posteriormente, obligó al local a cometer fallos en el uno contra uno, con el objetivo de hacerse con sus posesiones. Una vez en ataque, Tom Wideman supo encontrar huecos en la defensa murciana en unas ocasiones, y, en otras, atinó a provocar faltas personales para, después, hacer uso de su buena mano en el tiro libre.

En el segundo cuarto, el conjunto de Casimiro partía de un 17-23 como base. Por ello, no es de extrañar que, en poco tiempo, consiguiese rebasar la barrera de los 10 puntos de diferencia. No obstante, un Donatas Slanina mucho más integrado, tanto en el juego como en el grupo, fue el precursor de la remontada murciana. Llegó a pista con dinamismo y decisión, y lo contagió al resto de sus compañeros. Lo más destacado fue una buena jugada en combinación con Chris Moss. Con todo ello, los pupilos de Hussein no alcanzaron a superar a su adversario, pero sí recortaron distancias y llegaron al descanso 39-45.

El CB Murcia volvió a pista con un obvio cambio de actitud. Más crecido, se puso a la altura de su adversario en ataque y presionó mucho más en defensa. De este modo, después de lo que pareció ser una competición de triples entre ambos conjuntos, el local llegó a situarse 51-55. Sin embargo, ésta fue la menor distancia a la que logró aproximarse a su rival, que, en cuanto olió el peligro, volvió a intensificar su juego. Brewer destacó especialmente en este intervalo final del tercer cuarto, en el que sumó 7 puntos a su marcador. Su acción fue completada por la de Carlos Suárez, cuya progresión a lo largo del partido resultó, cuanto menos, sorprendente. Y es que se creció conforme fueron pasando los minutos, hasta alcanzar el cénit en el último periodo, cuando, finalmente, se impuso como MVP del encuentro.

Al llegar este último cuarto, la situación estaba prácticamente decidida. El CB Murcia salió a jugar visiblemente desanimado ante la fuerte presión de su rival, que mejoraba por momentos. Tanto es así que, en los cinco primeros minutos del cuarto, Estudiantes hizo un parcial 4-21. La reacción local llegó entonces. Fajardo y Dean no tiraron la toalla y, entre los dos, sumaron 13 puntos más a su parcial. Sin embargo, ya era demasiado tarde, por lo que, finalmente, el visitante volvió a Madrid con una victoria más en su balance, por 78-99.
fuente

Crónica y estadísticas