04 Enero 2009

Después de una primera parte relativamente igualada, los de Maldonado salieron a pista a por todas y, a pesar de los esfuerzos murcianos por impedirlo, se impusieron por 87-64


El CB Murcia no fue capaz de conseguir su primera victoria a domicilio en su encuentro con el Kalise Gran Canaria. La primera mitad estuvo bastante igualada y, sin embargo, durante la segunda parte, el conjunto que actuaba como local se impuso con fuerza y, finalmente, consiguió el pasaporte a la Copa del Rey. El gran responsable de la victoria fue un imparable Carl English, que anotó 30 puntos con muy buenos porcentajes.

El quinteto inicial murciano estuvo compuesto por Chris Thomas, Donatas Slanina, Taquan Dean, Chris Moss y Diego Fajardo, mientras que el grancanario estuvo conformado por Marcus Norris, Josh Fisher, Carl English, J. Augustine y Albert Moncasi.

El Kalise comenzó el partido en una posición de superioridad respecto a su rival. Sí que es cierto que, aunque al CB Murcia le costaba más llegar a canasta, en los primeros cinco minutos el marcador se mantuvo igualado. Sin embargo, un parcial grancanario de 7-0, ubicó a los locales en un 15-8, que luego se convirtió en un 16-11.

El conjunto de Salva Maldonado comenzó el segundo cuarto haciendo un parcial 5-0 que, por primera vez, les aportó una ventaja de 10 puntos (21-11). El local tuvo oportunidades de romper definitivamente y, sin embargo, el quinteto compuesto por Marco, Robles, Opacak, Barnes y Young consiguió recortar distancias, especialmente gracias al madrileño, que estuvo muy acertado en el tiro, y, de hecho, sumó 12 tantos. Aún así, cuando los murcianos se encontraban a una jugada del empate, los de casa se pusieron las pilas y, entre English y Sanders, consiguieron el 38-31 con el que se fueron al descanso.

Los dos conjuntos comenzaron el tercer cuarto volcados en el ataque. El intercambio de canastas, sin embargo, no benefició a los visitantes, que tuvieron más dificultades que sus antagonistas a la hora de culminar sus jugadas. Por el contrario, los de Maldonado se mostraron más sumergidos en el encuentro. Además, contaban con la mano de Carl English. El canadiense se hizo notar desde el principio del choque y se convirtió en el hombre del partido en la última mitad del mismo.

Con un 63-50 como punto de partida del cuarto final, los de Hussein se encontraban algo inseguros. Los pequeños errores que cometieron, como consecuencia de esta falta de autoestima, fueron aprovechados por su rival, que contaba con otro incentivo: la posible clasificación para la Copa del Rey. Finalmente, y a pesar de los esfuerzos de Dean y Robles por disminuir la diferencia, los locales se impusieron por 87-64.
fuente

Crónica y estadísticas