28 Diciembre 2008

Los de Hussein volvieron del descanso a por todas y llegaron a obtener una ventaja de 15 puntos, aunque, finalmente, el marcador quedó 91-82


El CB Murcia se hizo con una merecida cuarta victoria, después de desplegar, posiblemente, el mejor juego que se le ha visto en esta temporada. Después de una primera parte muy igualada, el Palacio de Deportes fue testigo de un tercer cuarto de infarto. Tras el enfado general por una técnica de Hussein, sus pupilos se pusieron las pilas y, en apenas dos minutos, se hicieron con una ventaja de 15 puntos que les permitió llegar relajados a los últimos 10 minutos. Aunque el CAI se aproximó durante el último cuarto, la victoria tenía que ser para los murcianos, que, finalmente, se impusieron por 91-82.

El entrenador zaragozano, Curro Segura, escogió como cinco inicial a Taurean Green, Paolo Quinteros, Roberto Guerra, Larry Lewis y Rubén Garcés. Por su parte, Manolo Hussein eligió a Chris Thomas, Taquan Dean, Donatas Slanina, Chris Moss y Diego Fajardo.

La proximidad de ambos conjuntos en la tabla ya dejaba entrever que se iba a tratar de un encuentro muy igualado. Efectivamente, durante el primer periodo, tanto el CB Murcia como el CAI Zaragoza desarrollaron un juego de características similares, de modo que ninguno de los dos tuvo posibilidades reales de escapar de su adversario. De hecho, se llegó al segundo cuarto con un resultado empatado a 21. En las filas locales, destacó la entrega de los jugadores interiores y la capacidad anotadora de Taquan Dean, que sumó 9 tantos a su marcador, mientras que, en las visitantes, resaltó el ala-pívot Lewis, quien, con 8 puntos y 3 rebotes, consiguió la valoración más alta de estos primeros diez minutos.

El equipo de Hussein pudo romper el segundo cuarto poco después de que comenzase. De hecho, Opacak, Barnes y Dean se las apañaron para situarse 29-22, pero no fueron capaces de mantener la ventaja, debido a la reacción de los de Segura, encabezada por Lescano y Philip. Así, se produjo el empate que devolvió al encuentro su carácter igualado, aunque, finalmente, los locales consiguiesen adelantarse y llegar al descanso 42-39. El punto fuerte de los de Hussein fue el rebote. Y es que llegaron a hacerse con un total de veintitrés rechaces, diez de los mismos captados durante este tercer cuarto y gracias, en su mayoría, a Moss, Barnes y, sorprendentemente, al base Thomas.

Lo acaecido durante el siguiente periodo generó emoción en estado puro. El CB Murcia aprovechó esa pequeña ventaja con la que partía y, después de hacer un parcial 14-7, durante los primeros 7 minutos, consiguió una ventaja de 10 tantos respecto a su rival. Sin embargo, lo mejor llegó justo después, cuando Larry Lewis recibió una falta personal, que fue protestada por todo el Palacio. El problema fue que en ese todo se incluyó Manolo Hussein, a quien le fue pitada una técnica. De este modo, los dos tiros libres de Lewis se convirtieron en cuatro y posesión. El americano acertó y, luego, Quinteros sumó un triple, con lo que, en cuestión de segundos, el marcador volvió a su estado relativamente igualado (56-53).

Sin embargo, el enfado generó que tanto la afición como los jugadores se sumergiesen al máximo en el partido. Enseguida, Moss hizo un mate y, posteriormente, Thomas recibió una técnica de Guerra, y acertó los cuatro tiros libres. Esto, definitivamente, rompió el partido. Seguidamente, la fuerte defensa de los murcianos les permitió desarrollar tres jugadas de ataque seguidas. En la primera, Thomas, sumó otros 2 tantos, en la segunda, Dean anotó un triple, y, en la tercera, este mismo robó, hizo una rápida transición y se llevó un 2+1. Así, en tiempo récord, los murcianos adquirieron una ventaja de 15 puntos respecto a su rival (68-53). Después, 2 de Fajardo y otros tantos de Green cerraron el marcador 70-55.

Con una ventaja así, el partido estaba prácticamente ganado. El CB Murcia lo sabía y, quizás por eso, o por el cansancio, o por la suma de ambos aspectos, a partir del minuto 5 del último cuarto comenzó a perder su amplia superioridad. De hecho, el CAI se llegó a acercar hasta alcanzar el 83-78, pero eso fue lo máximo que el local le permitió. Rápidamente, Dean, que hizo uno de sus mejores partidos, impidió que los de Segura comiesen más terreno a los de Hussein, y Barnes le ayudó en esta labor. Con todo esto, finalmente, el marcador se apagó con victoria por 91 a 82.
fuente

Crónica y estadísticas