30 Noviembre 2008

Los de Vidorreta y los de Hussein estuvieron muy igualados en la primera mitad del partido, pero, finalmente, los visitantes vencieron por 67-82


Durante la primera mitad del encuentro, ambos conjuntos desarrollaron un juego de fuerzas muy igualadas. Sin embargo, los bilbaínos salieron a la segunda parte dispuestos a ganar y los de casa no pudieron hacer nada para impedirlo. El tercer cuarto fue decisivo a la hora de que los vascos consiguieran su objetivo y, finalmente, y a pesar de la lucha de los murcianos, volvieron a casa con 67-82.

Txus Vidorreta escogió a Janis Blums, Lucas Recker, Francisco Vázquez, Marco Banic y Frederic Weis como cinco inicial. Por su parte, Manolo Hussein se decantó por Chris Thomas, Taquan Dean, Pedro Robles, Chris Moss y Diego Fajardo.

El primer cuarto comenzó monopolizado por Diego Fajardo, que, en algo más de un minuto, anotó 5 tantos. A pesar de ello, los visitantes no se dejaron comer terreno y comenzaron a desarrollar un juego de fuerzas similares a las del local, aunque éste siempre fue un paso por delante. Esto quedó reflejado en el resultado del cuarto, 18-17.

Durante el principio del segundo periodo, ninguno de los dos conjuntos dio lo que se esperaba de ellos. En lo que respecta al local, al ver que habían pasado tres minutos y aún no había sumado ningún punto a su marcador, Hussein decidió sacar a Dean y a Thomas por Slanina y Martínez, respectivamente. Sin embargo, ni siquiera ellos pudieron cambiar la racha, aunque, por suerte, el grupo bilbaíno, aunque estuvo un poco mejor, no supo aprovechar el desacierto murciano, y sólo anotó 5 puntos.

Afortunadamente para la armada casera, Dean, a 5:26 del final del cuarto, anotó la canasta que hizo el 20-24 y acabó con la mala racha. Tanto es así, que los de Hussein, enseguida, igualaron a los de Vidorreta. De este modo, los cinco últimos minutos de la primera parte fueran mucho más dinámicos. En Bilbao, los puntos estuvieron muy repartidos, mientras que en Murcia, estuvieron más localizados en Dean, Thomas, Young y Opacak, que consiguieron llegar al descanso igualados a 35 con su rival.

En la segunda mitad, el equipo bilbaíno salió a pista dispuesto a romper el partido y, en dos minutos, pudo ponerse 35-42. Las buenas acciones de Moss sólo pudieron retrasar lo que ya se sabía que ocurriría: que los vascos seguirían luchando hasta hacerse con una ventaja holgada. En cuanto consiguieron el 41-52, no volvieron a bajar de la barrera de los diez puntos de diferencia, gracias, sobre todo, a Recker y Banic.

En los 10 últimos minutos, el conjunto local hizo lo posible por enmendar errores anteriores. De hecho, el periodo en sí estuvo muy igualado (el parcial fue 20-19), pero, dada la ventaja adquirida por los vascos en el tercer cuarto, el trabajo de los murcianos no fue suficiente. En total, se hicieron con once rebotes, cuatro de ellos gracias a Moss, lo que demuestra que estuvieron muy bien en este aspecto, pero, a la hora de puntuar, la suerte no estuvo de su lado, así que finalizaron el partido 67-82.
fuente

Crónica y estadísticas