19 Noviembre 2008

El local lideró el encuentro contra el Cajasol y, a lo largo de la segunda parte, consiguió despegarse de éste. Finalmente, se impuso por 85-75


El CB Murcia añadió a su casillero una victoria más, importante en cuanto a que lo separa de su rival más directo en la clasificación, el Cajasol, que fue a la cola durante todo el partido. Durante la primera parte, el ambiente estuvo más igualado y, ya en la segunda, el CB Murcia adquirió el control y, aunque tuvo momentos algo más bajos, finalmente se hizo con su tercera victoria en esta temporada, de nuevo en casa y por 85-75.

El entrenador visitante escogió a Andrea Pecile, Michal Ignerski, Warren Carter, Iñaki del Miguel y Juanjo Triguero como cinco inicial, mientras que el local se decantó por Chris Thomas, Taquan Dean, Ivan Opacak, Chris Moss y Diego Fajardo.

Los ánimos comenzaron por los aires. Un Palacio no tan abultado como de costumbre estuvo, desde el principio, más ruidoso que nunca. Ya la primera jugada le salió mal al Cajasol y Thomas, en el contraataque, abrió el marcador murciano. Después de unos minutos de incertidumbre, en los que los de casa perdieron algo de confianza, Moss devolvió la fuerza a los suyos. Su dueto con el base americano consiguió resultados fructíferos en dos ocasiones consecutivas, lo que puso al local 1 por delante. Esta estrecha ventaja fue engordada por Opacak en la siguiente jugada, por medio de un triple que sentenció el primer cuarto. Y es que, a partir de entonces, los murcianos entraron en una racha con más fuerza, que achantó a su rival.

Cuando vio que el cuarto se le iba de las manos, Manel Comas tomó la acertada decisión de sacar a Ellis, quien, nada más salir a pista, sumó un triple a su marcador. Sin embargo, un Opacak muy oportuno supo conservar su distancia y añadió otros 3 tantos al suyo. De nuevo le tocó el turno al escolta sevillano, que hizo un 2/2 en tiros libres, aunque los murcianos no se dejaron comer terreno y, en la siguiente jugada, Dean anotó un triple. Por último, fue Moss quien puso el punto y final a este primer periodo, con 1/2 en tiros libres.

Era lógico pensar que, con la ventaja relativamente holgada de 7 tantos (22-15), los de Hussein jugarían un segundo cuarto más relajado. Sin embargo, no fue así. Dos triples sevillanos, uno de Savanovic y otro de Ellis, devolvieron la confianza a los suyos y, con un posterior tiro libre de Barnes y un palmeo de Carter, que igualó el marcador a 23, obligaron a los locales a empezar de cero. Y lo hicieron. Barnes bajo la canasta y Opacak con un triple consiguieron recuperar el liderazgo de su equipo. Seguidamente, los pimentoneros superaron la treintena de puntos gracias a Slanina, que, en el día de su presentación en el Palacio, hizo 3/3 en tiros libres.

La distancia, por tanto, volvía a ser holgada, y se mantuvo constante hasta que el local recayó en la precipitación. Ignerski y Savanovic se aprovecharon de la ocasión y, en tres jugadas, se pusieron 39-37. No obstante, Thomas y su buena mano en el tiro libre hicieron que el CB Murcia llegase a la segunda mitad 41-37.

El parcial del tercer cuarto fue 25-16. Eso lo dice todo. A pesar de ello, no pintaba así al comienzo de esta segunda parte. Una vez más, los sevillanos consiguieron empatar, a 41 en este caso, y los murcianos retomaron la andadura desde cero. No les costó trabajo. En seguida Dean sumó un triple. Posteriormente, llegaron unos minutos de locura en los que la precipitación impidió a ambos conjuntos despegarse el uno del otro. Se falló mucho y lo que se acertó fue rápidamente igualado en el bando contrario.

Thomas y Dean cortaron esta racha con dos triples seguidos. A partir de entonces, los de Hussein recuperaron el ánimo y pronto se hicieron con una ventaja de 9, a pesar de los grandes esfuerzos de Ellis y Savanovic por evitarlo. Sin embargo, y aunque tuvieron oportunidades para rebasar la línea de los 10 puntos, no fue hasta el minuto 8 cuando el base americano consiguió este objetivo. La ventaja se mantuvo y se llegó al cuarto final con 66-53.

Durante los 10 últimos minutos, el CB Murcia llegó a ponerse 17 por delante de su contrincante, justo después de la quinta de Carter. Sin embargo, en tiempo récord, los de Comas acortaron distancias. El gran artífice de la remontada fue Edney, que sumó sus primeros 9 puntos en este último periodo. Esta etapa se vio apoyada por un obvio nerviosismo en las filas murcianas, que se materializó en transiciones excesivamente rápidas y lanzamientos muy precipitados. Si el cerebro hubiese imperado en esta última fase, los murcianos se habrían ido del Palacio con una victoria mucho superior a sus espaldas.

A pesar de todo, Fajardo, Thomas y Dean consiguieron mantener su lugar. De hecho, fue un triple de este último, además sobre la bocina, el que cerró el marcador con 85-75.
fuente

Crónica y estadísticas