26 Octubre 2008

El conjunto de Manolo Hussein cae por 6 puntos de diferencia (78-72)


El Club Baloncesto Murcia no ha podido sumar esta tarde en su complicada visita al Nou Congost, donde ha perdido por 78 a 72. Y eso a pesar de la gran actuación de dos de los efectivos de Hussein, ambos con 18 de valoración: Lamont Barnes (15 puntos y 8 rebotes) y Chris Moss (14 tantos, 5 rechaces y 3 asistencias).

Los locales mantienen la imbatibilidad en su territorio a costa de los murcianos, presentando un balance de tres victorias y dos derrotas. De esta forma, el Ricoh Manresa se coloca en la séptima posición de la clasificación general. Asimismo, el máximo anotador de la cita fue Josh Asselin con 21 puntos (23 de valoración).

Jaume Ponsarnau reunió inicialmente a Rodrigo San Miguel, Román Montañez, Diego Sánchez, Guillem Rubio y Josh Asselin. Por su parte, Manolo Hussein escogía como titulares a Chris Thomas, Taquan Dean, Ivan Opacak, Chris Moss y Lamont Barnes.

La lucha comenzaba con acierto desde 6’25 de los manresanos. Primero fue Asselin y luego Montañez (10-6, min.4). Dean y Barnes se encargaban de contrarrestar el buen hacer de los caseros, pero Rodrigo San Miguel y Montañez otorgaban la primera diferencia considerable para los de Ponsarnau (18-11).

Este tanteo provocaba el primer tiempo muerto de Hussein y a la reanudación, se volvía a ver en escena a Javi Rodríguez, tras seis semanas de baja. Al tiempo, las instrucciones del técnico canario daban sus frutos y su equipo materializaba seis puntos consecutivos, para el 20-19 que cerraba el primer acto.

En el segundo periodo, el CB Murcia se atascaba, tanto en la faceta anotadora, con sólo 7 tantos, como cargándose de personales. Así, los catalanes se marchaban al descanso con 11 puntos de ventaja, tras el 17-7 de este compás, siendo el tanteo general hasta el momento de 37-26.

El Club Baloncesto Murcia, sin embargo, no se rendía y ejecutaba a la vuelta 7 puntos consecutivos (37-33, min.23). Aún así, el Ricoh Manresa arremetía nuevamente, dejando el electrónico en 55-45, a falta del último cuarto con todo por decidir.

El período definitivo se iniciaba con intercambio de triples, al tiempo que proseguía el dominio local (60-48, min.32). Entonces, el partido adquiría un nuevo rumbo; ambos conjuntos recibían una antideportiva, mientras dos jugadores del Ricoh se retiraban por problemas físicos (San Miguel e Ibaka) y Taquan Dean era expulsado por cometer la quinta falta personal. De esta forma, los de Ponsarnau alcanzaban la máxima diferencia de la cita: 18 puntos (71-53, min.35).

Finalmente, Murcia conseguía aumentar 13 tantos en su casillero particular, que le daban alas (71-66, min.38), pero el Ricoh Manresa no dejaba escapar la oportunidad y sentenciaba el choque por 78 a 72.
fuente

Crónica y estadísticas