10 Mayo 2008

El choque con el Grupo Capitol Valladolid estuvo muy igualado, pero el local despuntó en los cinco minutos finales, dejando el marcador 95-89. De este modo, los de Imbroda firmaron su descenso a LEB Oro


El encuentro se desarrolló de manera dinámica y amena, sobre todo en los cuartos pares. El Valladolid luchó por la permanencia hasta el último segundo y su estrategia tuvo un buen resultado a lo largo de los tres primeros periodos. Incluso hubo momentos en los que parecía que podría hacerse con la victoria, sobre todo gracias a la presión de Eley y Evtimov, que tiraron del carro prácticamente durante todo el choque.

Sin embargo, los últimos cinco minutos de partido fueron, como afirma Manolo Hussein, “una demostración clara de que el equipo quería despedirse ganando”. Destacó la reaparición de Juanjo Triguero con una exhibición de mates y tapones. Entonces, los visitantes se ubicaron a merced de los locales, aunque hay que reconocer que pusieron toda la carne en el asador. Hasta Gomis captó rebotes. Pero no pudieron hacer nada contra la voluntad murciana.

El conjunto de Manolo Hussein comenzó el último partido de la Liga 2007-2008 con Anton Gavel, Jimmie Hunter, Stephane Risacher, Lou Roe y Diego Fajardo. Por su parte, Javier Imbroda se decantó por Iván Corrales, Joseph Gomis, Joao Santos, Vasco Evtimov y Bud Eley.

En el primer cuarto del encuentro dominó la igualdad de fuerzas entre ambos conjuntos, algo que se reflejó en el marcador. Ninguno de los dos pudo escaparse, aunque lo intentaron una y otra vez. Muchos balones no entraron, pero, entre las rápidas transiciones, que derivaron en un ritmo en ocasiones precipitado, se entrevieron grandes jugadas, protagonizadas por Jimmie Hunter en las filas locales, después de 4 puntos y el mismo número de rebotes, y por Joseph Gomis en las visitantes. Debajo del tablero y en el ámbito ofensivo, muy bien Evtimov, aunque el jugador más completo de las filas vallisoletanas fue Santos, que anotó 6 tantos y se hizo con dos rebotes.

El segundo cuarto resultó más dinámico y ameno. El Polaris World tardó un poco en imponer su ritmo pero, una vez lo hizo, el Grupo Capitol siguió las directrices marcadas por los de Manolo Hussein. Aún así, realizó una actuación a la altura de las circunstancias y consiguió que el local no se escapase. De hecho, cuando sonó la bocina que indicaba la llegada del descanso, el marcador quedó 41-38. Por otro lado, el público se mantenía encendido, pero el momento en el que más vibró el Palacio llegó en el minuto 15 de partido, con la salida a pista de Óscar García. Como siempre, el leonés fue recibido a lo grande por su afición y éste devolvió el apoyo que los murcianos le prestaron mediante 2 puntos y tres rebotes, dos de ellos ofensivos.

El Grupo Capitol llegó a la segunda parte del encuentro con unos nervios que, inicialmente, le pasaron factura. Y es que, por aquel momento, los resultados del resto de equipos en situación peligrosa lo ubicaban al borde del descenso. El dinamismo se perdió por momentos y, aún así, consiguieron ponerse por delante mediante una prolongada lucha, pero el Polaris World no lo dejó ir y, de nuevo, el marcador se mantuvo muy ajustado. Aún así, al final del cuarto y en cuestión de segundos, Óscar Yebra anotó dos triples seguidos que dejaron el marcador 62-67.

El último cuarto comenzó flojito, pero fue mejorando progresivamente. Destacó, ante todo, la aparición de Triguero, que ya se había dejado entrever a 23 segundos del final del tercer periodo con uno de sus tapones. En los últimos diez minutos de partido, el pívot de Gandía volvió a ofrecer uno de sus característicos espectáculos, de esos que disparan su valoración al tiempo que ponen en pie a la afición. Así, el partido finalizó 95-89.
fuente

Leer la crónica del partido