09 Mayo 2008

El entrenador del Polaris World recalca que “la plantilla ha cumplido con el objetivo y quiere terminar ganando”


Manolo, ¿Cómo se motiva a una plantilla salvada cuando se enfrenta a una que se juega la vida?
Bueno, sobre todo por el componente que implica ganar. Yo creo que de lo que se trata es que nos divirtamos, sobre todo ahora que no hay tensión por un resultado final y la mejor forma que conozco de divertirme en el deporte es ganando. Así que yo creo que ése es el componente más importante que debemos tener en nuestra cabeza para motivarnos. Indudablemente no tenemos la tensión que puede tener Valladolid, porque indudablemente ellos se están jugando la permanencia en este partido y eso hace que los resortes psicológicos sean diferentes entre ellos y nosotros, pero bueno, nunca sabes si esa tensión que la tienen por tener que conseguir la permanencia al final puede ser positiva, en el sentido que te puede atenazar o llevar en volandas y lógicamente a nosotros, no sabes si esta liberación de haber cumplido ya con nuestro objetivo va a dar libertad de jugar muy tranquilos, sin tener ninguna presión, ni un tipo de miedo a los errores o por el contrario, vamos a ser un equipo que a la más mínima dificultad se va a diluir. Creo que no, porque la sensación que tengo es que el equipo quiere terminar ganando. Hemos hecho una temporada en líneas generales buenas, quizás esta parte final haya sido lo más negativo de la campaña, pero llevamos tres jornadas salvados, lo cual habla bastante bien del resultado total del año. Y creo que lo que percibo es que la gente quiere despedirse ganando.

¿Habrá falta de tensión en los jugadores por la situación de los despachos?
Yo no creo que vaya a haber falta de tensión, yo creo que la tensión es diferente, es decir, no es lo mismo un equipo que se está jugando la permanencia, que un equipo que ha cumplido su objetivo, es decir, esa tensión es diferente. El equipo va a tener tensión, la necesaria para afrontar un partido y para competir. Si tú no tienes tensión para competir estás abocado al fracaso. Pero, en nuestra cabeza ahora mismo no tiene porqué pesar para nada lo que vaya a ocurrir a partir del 10 de mayo. Nuestro futuro inmediato es el viernes, a partir de ahí no tenemos porqué pensar mucho más allá, entre otras cosas porque no podemos hacer nada. Entonces, no tiene mucho sentido preocuparte por algo que no depende de ti y en lo que tú no puedes hacer nada. Ahora mismo, la responsabilidad de la solución a la problemática del club no está en manos de la plantilla, es decir, la plantilla ha cumplido con el objetivo, pues el club quería mantenerse en la liga y la plantilla lo ha conseguido. Son otras las personas que deben buscar soluciones si realmente creen que este proyecto interesa a Murcia y a los murcianos.

¿Qué puedes adelantar tú sobre el tema de la situación de la próxima campaña?
No, lo que sé es lo mismo que sabe todo el mundo, lo que está en los medios de comunicación y lo que saben ustedes, entre otras cosas porque intuyo que tampoco hay mucho más en este momento. Las cosas se han precipitado en los últimos siete días y entonces yo creo que es un poco pronto para ver las respuestas de todo. Pero, no sé mucho más allá de lo que puedan saber ustedes. Sé cómo está la situación y sé que la situación ahora mismo es de incertidumbre, de un poco de desconocimiento del futuro. Creo que es lo que se puede percibir a nuestro alrededor. Pero, si te pones a pensar el futuro es así, es incierto y es desconocido… Yo no sé lo que me va a pasar mañana, ni profesional ni personalmente. Por tanto, para mí no es nada extraño. Me gustaría que la situación se resolviera lo antes posible, pero no por mí ni por ninguno de nosotros, sino por la propia estabilidad de la entidad y del baloncesto. Es una situación que no está en nuestras manos y tampoco porque hablemos más se va a resolver… Ha llegado un momento en el de lo que se trata es de hablar menos y actuar más. Ha llegado el momento de actuar y no de hablar tanto.

¿Has recibido llamadas desde Madrid, Menorca o Granada para apoyarles?
Eso son cuentos chinos que salen en los periódicos y se inventan los periodistas. Eso son cuentos chinos y pamplinas. Nosotros no recibimos llamadas de nadie. Cada uno está concentrado en lo que tiene que estarlo. Nosotros en ganar, porque queremos ganar y despedirnos en el último partido de liga ganando, el Valladolid igual y el resto exactamente igual. Aquí no se trata realmente de eso, pues tras 34 jornadas todo el mundo está donde buenamente está porque su trabajo le ha llevado ahí y al final lo que ocurra el viernes será resultado del rendimiento y de lo bueno y lo malo que haya hecho cada uno consigo mismo. No creo que haya nadie diciendo después de 34 jornadas que por un partido… pues no es por un partido, son 34 jornadas y en ellas se puede dar perfectamente el calibre a cada equipo. Entonces, nosotros estamos sólo preocupados de nosotros y desde luego ya te digo que no recibimos ninguna llamada de nadie.

¿Qué es para ti la presión social y si consideras que es fundamental en un caso como éste?
Para mí la presión social es ver 7000 personas en el Palacio de los Deportes. Eso es presión social. Hemos tenido 10 meses y si realmente existe esa posibilidad, nos queda un partido… es ver mañana aquí a 7000 tíos que dicen que quieren ver baloncesto en la Liga ACB en Murcia. Eso es presión social. Nunca hemos llenado el pabellón este año, pues la entrada ha estado entre 3000 y 4000… y cuando vienen el Madrid y el Barcelona que hay 5000, pero porque vienen a ver al Madrid o al Barcelona. Siempre hemos tenido unos fieles que pueden rondar entre 3000 o 3500. Esos fieles siempre han estado con nosotros y a esos incondicionales hay que agradecerles esa fidelidad. Pero, yo he ido a jugar a Menorca, Fuenlabrada o Manresa y ellos se estaban jugando lo mismo que nosotros y había 5000 o 6000 personas media hora antes del partido montando la de dios. ¡Eso es presión social!
fuente

Polaris World C.B. Murcia