07 Mayo 2008

Esta abonada del Polaris World CB Murcia ha planteado una iniciativa para doblar el número de socios que arropan al equipo


“Este año me lo he pasado muy bien en el Palacio de Deportes y creo que hay que dar la enhorabuena al equipo por haber conseguido la permanencia matemáticamente desde hace cuatro o cinco jornadas”. Éstas son las razones de peso que Lola García quiere transmitir al resto de aficionados para que se enganchen un año más a la ACB, tal y como ha hecho ella, sellando su compromiso a través de la reserva de su abono 2008-2009.

“Yo creo que el club somos todos y me da pena ver otros pabellones con el doble o el triple de afluencia”, afirma resignada esta médico de profesión, que tiene claro qué hay que hacer para que se sienta más todavía el calor del público en Murcia. “Si cada uno de los 3000 abonados que somos, engancháramos a tan sólo una persona más, ya seríamos 6000”, expone.

“Un equipo ACB es muy importante: da mucha categoría a la ciudad y publicidad”, apunta, al tiempo que añade que “eso hay que fomentarlo y tengo la sensación de que todo el protagonismo se lo lleva el fútbol, sobre todo en los medios de comunicación”.

En su iniciativa se antoja clave que triunfe el “boca a boca”. Por eso se puso en contacto con el club para que su idea se difundiera: “La verdad es que no esperaba que primero me respondieran y que después encima me llamaran para hacerme una entrevista”, destaca sorprendida.

De momento, ha reclutado ya a dos miembros de su familia y espera seguir captando más aficionados en su entorno laboral: “Trabajo en el Hospital de Orihuela y a muchos los he convencido para que se acerquen al partido de este viernes”. “Además, como ya he reservado mi abono para la próxima temporada, he obtenido dos entradas gratuitas contra el Grupo Capitol, que se les regalaré a mis compañeros”. Y es que su argumento convence: “Cuando la gente viene por primera vez aquí, el equipo te conquista y ya no puedes dejarlo”.

Una situación que precisamente vivió ella hace dos años cuando decidió formalizar su compromiso: “Después de mucho tiempo sin ver baloncesto, mi hermano me convenció para que viera la eliminatoria de ascenso entre el Polaris World y el CAI. Aunque perdimos en casa, me gustó tanto y me lo pasé tan bien, que tuve claro lo de abonarme”.

Su relación con el deporte de la canasta viene de lejos, ya que Lola jugó de base durante su etapa estudiantil: “Participé también con el equipo femenino de la Universidad de Murcia, pero en tercero de carrera lo tuve que dejar, porque los continuos viajes me impedían dedicarme al cien por cien a un título tan sacrificado como es el de Medicina”.

Precisamente, su trabajo en el Hospital de Orihuela le crea algunos conflictos para compaginarlo con los partidos: “A principio de temporada me hago el listín con los que juega el Polaris World como local, con el fin de ajustar mis guardias y poder venir a todos”.

Uno de los choques que no se ha perdido este año ha sido el Polaris World – Real Madrid, duelo en el que Lola descubrió su verdadera afición por el equipo murciano: “Yo soy madridista tradicionalmente y este año viendo el partido me preguntaba, ¿seré del Real Madrid o del Polaris World? Pero… cada vez que Triguero o Chris Thomas metían una canasta, yo me alegraba de ello, así que se disiparon mis dudas: ¡Está claro que soy del Polaris World!”.

Por último, Lola hace un llamamiento a toda la afición murciana para que acompañe al equipo en su tercera temporada consecutiva en la ACB: “Hay que abonarse y hay que venir a aplaudir, porque con nuestra ayuda seguiremos creciendo”.
fuente

Polaris World C.B. Murcia