23 Marzo 2008

Los de Joan Plaza maquillaron su eliminación de la Euroliga a costa de los murcianos


El equipo de Manolo Hussein no pudo dar la sorpresa en el Palacio de Vistalegre, donde perdió por 20 puntos de diferencia (75-55). Y como esta temporada finalizar la regular en cabeza tiene premio (una plaza directa para la próxima Euroliga), a los blancos no les quedó más remedio que afianzarse como líderes de la competición doméstica. De esta forma, son primeros en solitario con un balance de 22 victorias y 4 derrotas. Además, su inmediato perseguidor, el DKV Joventut, sucumbió en la pista del Akasvayu (87-80) y, por tanto, ya son tres los triunfos que los separan.

En el fortín capitalino, Plaza reunía a un quinteto titular diferente al habitual, pues saltaban a la pista Pelekanos, Smith, Papadopoulos, Iturbe y Llull. Hussein, por su parte, utilizaba inicialmente a Chris Thomas, Anton Gavel, Stephane Risacher, Lou Roe y Juanjo Triguero.

Las imprecisiones de ambos conjuntos fueron lo más relevante de los primeros minutos. Prueba de ello fue que el marcador del partido no quedó inaugurado hasta pasados tres minutos. El autor de esa primera canasta, un triple tras pase de Risacher, fue el internacional eslovaco Anton Gavel. Finalmente, este primer cuarto terminaba con un pobre 11-16 para los polaristas.

El Real Madrid, herido en su orgullo tras perder el jueves en Atenas, sacó su artillería pesada para reconducir la situación. De esta forma, un triple de Hervelle igualaba la cita (23-23) y otro lanzamiento de 6’25, en esta ocasión de Bullock, decantaba la balanza por primera vez hacia los locales. Al descanso se llegaba con un todavía nada premonitorio 37-31.

Tras el paso por el vestuario, las cosas empezaron a torcerse para los de Hussein. Los murcianos no se mostraban atinados y los contrarios se aprovechaban. El dato de anotación de este parcial era contundente: 17-4, fruto del nulo acierto visitante y de la férrea defensa madridista.

Con este panorama adverso, los polaristas afrontaban el último tramo del encuentro, el cual terminó siendo un mero trámite. Joan Plaza se aseguraba de no perder la ventaja cosechada en el tercer acto, en la que habían rematado el partido, y el Polaris World no conseguía cambiar el guión. De esta forma, el choque ponía su punto final con un claro 75-55.

Risacher continuó en la misma línea de las últimas jornadas. El alero francés volvió a ser el más valorado de los suyos (14), tras conseguir 5 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 2 robos. Al galo le siguió el internacional argentino Federico Kammerichs, que con 8 tantos y 8 rechaces, obtuvo un 11 de valoración final.

Del lado ganador, Felipe Reyes se erigió como la máxima figura blanca. Y es que el interior andaluz firmó 15 puntos, 4 rebotes y 20 de valoración. Asimismo, tres efectivos más de su armada, superaron la decena en valoración: con 12 terminaron Charles Smith (11 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias) y Álex Mumbrú (11 tantos y 2 asistencias) y con 11, el montenegrino Sekulic (9 puntos y 6 rebotes).
fuente

Leer la crónica del partido