16 Marzo 2008

La primera mitad del encuentro resultó igualada, pero los catalanes volvieron del descanso muy agresivos y, desplegando su mejor juego, consiguieron imponerse por 72-92


El Palacio de Deportes reunió este domingo a 6.300 espectadores, que asistieron a uno de los encuentros que más expectación ha despertado en esta temporada 2007-2008. No era para menos, ya que el Polaris World C.B. Murcia se enfrentaba al segundo de la clasificación, un conjunto joven, pero completo y sólido, el DKV Joventut. Demostró su calidad con creces, sobre todo a lo largo de la segunda mitad. Y es que, aunque la primera parte del encuentro estuvo realmente igualada, los catalanes llevaron a cabo su mejor juego a lo largo de la segunda, etapa en la que ya se hicieron con el partido y adquirieron el dominio absoluto, especialmente en el cuarto final.

Además, el Palacio fue testigo de la celebración del 25 aniversario de la Liga ACB. Por ello, todos los baloncestistas calentaron ataviados con camisetas conmemorativas, que, después de una foto de familia para la que posaron ambos conjuntos con sus respectivos cuerpos técnicos, lanzaron a la grada.

El quinteto inicial polarista estuvo compuesto por Anton Gavel, Jimmie Hunter, Stephane Risacher, Federico Kammerichs y Lou Roe, mientras que los jugadores que formaron el del DKV fueron Ricky Rubio, Rudy Fernández, Lubos Barton, Jan Hedrik Jagla y Dmitri Flis.

El choque empezó muy igualado, aunque ninguno de los dos conjuntos comenzó a ofrecer lo mejor de sí hasta bien adentrado el cuarto. Es por ello que los primeros cuatro minutos del encuentro transcurrieron relativamente lentos y, por consiguiente, también los marcadores se mantuvieron bastante estáticos. Sin embargo, a 5:42 del final del periodo, después de una buena canasta en el aire de Moiso, los visitantes intentaron romper el partido, aunque los de Manolo Hussein no lo permitieron.

Aún así, la armada local fue a la cola durante el resto del cuarto hasta el último minuto, cuando el Palacio reaccionó y dio mucha más guerra. El equipo se animó a la par que sus aficionados y, como consecuencia, consiguió igualar el resultado a 24 tras un acertado lanzamiento de 4 metros de Roe, el primer mate de Triguero y una de sus canastas bajo el aro. Todo seguido, gracias a una defensa cerrada y la consecuencia de la misma: un rebote de Thomas y otro de Fajardo.

No obstante, los polaristas no pudieron continuar la buena racha a lo largo del segundo periodo, ya que los catalanes se mostraron muy agresivos y en cuestión de minutos recuperaron su ventaja. Ésta no resultó muy holgada hasta la segunda mitad del cuarto, cuando el DKV anotó dos triples seguidos, uno de Barton y otro de Rudy. Fue entonces cuando los visitantes se escaparon, aunque los de Hussein estuvieron, de nuevo, a punto de pillarles después de un 2+1 de Roe. No obstante, las transiciones murcianas rozaron la precipitación y los catalanes, más calmados, aprovecharon el nerviosismo de su rival para ponerse 7 por delante (41-48).

Después del descanso, el carácter igualado del encuentro se esfumó y comenzó el claro dominio del Joventut, que se haría aún más patente a lo largo del último cuarto. La estrategia defensiva de los de Aito García se basó en cerrar a Triguero, de tal forma que el pívot de Gandía prácticamente no dispuso de opciones de realizar su particular juego bajo la canasta. Sin embargo, su ausencia fue contrarrestada por el juego exterior de Thomas y, en general, el buen hacer de Roe, sobre todo desde 4 metros. A pesar de su constancia, el DKV se empeñó en cortar los ataques polaristas y no dejó pasar una a su rival. Rudy estuvo excelente en el triple y Jagla comenzó a despuntar, aunque no fue hasta el cuarto final cuando el alemán desplegó todo su juego.

Se llegó al último periodo del encuentro con una ventaja visitante de 10 tantos (62-72). Entonces, los locales se achantaron y el DKV se creció, cortando los ataques de su rival y elaborando contraataques rápidos y efectivos. En la línea defensiva se mostraron también muy presionantes, tanto bajo su propia canasta como bajo la contraria. De hecho, sólo en este periodo se hicieron con cinco rechaces ofensivos y ocho defensivos. Por su parte, Jagla terminó de exhibirse en este último cuarto, en el que sumó 5 tantos a su marcador -2 de ellos gracias a un mate-, capturó dos rebotes ofensivos, puso un tapón y recuperó un balón.

De las filas polaristas, Roe siguió la buena línea de trabajo que había llevado durante todo el encuentro e incluso llegó a ser el MVP de su armada. Su compañero y compatriota Thomas también siguió desplegando un buen juego, aunque en ninguno de los dos casos fue suficiente para parar al huracán DKV.
fuente

Leer la crónica del partido