09 Marzo 2008

La armada de Abraham Carrión consiguió un importante 60-29 en su último partido de la Copa de Europa, contra el conjunto suizo Pilatus Dragons


El último partido del Fundación Polaris World BSR en la Copa de Europa dejó unas gratas impresiones. Los murcianos fueron por delante prácticamente durante toda la cita, aunque las distancias comenzaron a ser notables a partir de la segunda mitad, cuando consiguieron liberar presiones y dar lo mejor de ellos mismos. Así, el conjunto se despidió de Europa mediante un 60-29 que habla por sí solo.

“Comenzamos el partido con una defensa a toda pista presionante, para prevenir la posible relajación de los jugadores”, explica Abraham Carrión, entrenador polarista. Esta presión, aunque al principio no estaba bien ajustada, dio buen resultado, debido a la superioridad física de los murcianos. Por otro lado, en ataque no seleccionaron las mejores opciones, sino que intentaron “acabar demasiado rápido las transiciones”, dando lugar a muchos fallos en pases y a imprecisiones en el tiro. Pasada la mitad del cuarto entraron Mena y Ramírez buscando la reacción: “Queríamos más agresividad en defensa y mayor efectividad en ataque, aunque tampoco terminó de resultar”, mantiene el técnico jerezano. Como resultado, el equipo polarista llegó al segundo cuarto con un parcial de 11-4, aunque, dada su superioridad, podría haber anotado mucho más.

En el segundo periodo los jugadores acusaron el cansancio, pero, a su vez, se hicieron patentes los deseos que tenían de llevarse a casa esta victoria: “Éramos conscientes de que lo estábamos haciendo muy mal, pero no terminábamos de entrar en el partido”. Ese ansia por cambiar las cosas les hacía todavía fallar más: “Entramos en un círculo vicioso que nos hacía no defender bien, agachando la cabeza y no viendo las posibles ayudas que necesitasen los compañeros, con lo que el Pilates Drago encontró muchas más facilidades de las que esperaba para anotar”. Se volvió a buscar una reacción en el banquillo, pero no llegó hasta el tercer cuarto.

Fue entonces cuando los jugadores cambiaron el chip. Y es que, después de la charla del descanso “salieron con las cosas más claras y mucho más tranquilos”. Fue entonces cuando los polaristas comenzaron a defender bien y, como consecuencia, los ataques fueron mucho más fáciles y fluidos por conseguir “contraataques y situaciones de superioridad”. Además, con este cambio de tornas, el conjunto suizo comenzó a apreciar la superioridad real del Fundación Polaris World BSR y “empezó a bajar un poco los brazos”. Esto llegó a tal punto que los murcianos ganaron el parcial por 18-5.

Fiel al estilo que busca el entrenador de este equipo, que es “que trabajen siempre, independientemente del resultado y del rival”, se siguió en la misma tónica de presión y de intentar trabajar ataques estáticos, siempre y cuando no pudiesen correr. “Los jugadores, mucho más relajados por ver que las cosas sí salían, comenzaron a mejorar sus porcentajes y a disfrutar en la pista”, afirma Carrión. El cambio de mentalidad, a su vez, “se vio reflejado tanto en defensa como en ataque”. A falta de seis minutos y medio se dio entrada a Carmona, el novato del equipo, que, aunque se presentó en Europa en el encuentro con los israelitas, no había jugado en ninguno de los dos partidos del día anterior.

El final del partido transcurrió sin incidentes y con una clara superioridad de la armada española. “Los últimos tres minutos intentamos crear jugadas para que Carmona pudiese anotar y, así, que todo nuestro equipo hubiese sumado en la Copa de Europa”, pero, aunque lanzó tres tiros claros, el balón no quiso entrar. Aún así, en el aspecto defensivo “se empleó a fondo” y demostró las ganas que tiene de seguir creciendo en estas filas. Este parcial se ganó por un claro y contundente 16-2 y, así, los polaristas se fueron de Europa dejando una muy buena impresión y con las felicitaciones de todos sus rivales.

Fundación Polaris World BSR
Quinteto inicial: Sánchez (0), Toscano (7), Romero (13), Zarzuela (15), Skuse (15). Mena (8), Ramírez (0), Carmona (0), Rodríguez (2).

Pilatus Dragons
Quinteto inicial: Amacher (4), Binda (6), Lampart (2), Spuler (9), Suter (8).

Árbitros: Andrias y Denis.

Parciales: (11-4), (26-22), (44-27), (60-29).
fuente

Polaris World CB Murcia