29 Febrero 2008

El entrenador del Polaris World C.B. Murcia admite la importancia de este partido, aunque aclara que “no es trascendental”


¿Cómo se han organizado para entrenar esta semana (la pista habitual ha sido utilizada para la campaña electoral)?
Pues como hemos podido… La verdad es que el hecho de que no hayamos podido entrenar el jueves y el viernes en la pista principal nos ha supuesto un gran problema. Hoy, en concreto, tenemos que utilizar la secundaria y ayer hicimos excursión al Polideportivo de La Flota. La situación no se podía solucionar de otra manera, simplemente nos hemos adaptado. Aquí, realmente, no se aburren nunca, siempre hay suficientes imprevistos como para que la imaginación esté funcionando. Ciertamente, a partir de ahora, vamos a tener unos meses complicados, porque más adelante tendremos otro tipo de actividades, como la Semana de la Informática, en la que ocupan el Palacio durante prácticamente una semana con aparatos informáticos, así que tendremos que salir siete días de la pista. En fin, que está un poco complicado.

¿Crees que todo eso puede afectar al rendimiento de tu equipo?
No, no debería. Bueno, está claro que lo ideal es entrenar en tu pista, porque, sobre todo los aros son muy importantes de cara al tiro, pero bueno, no tiene porqué influirnos. Son dos días y, al fin y al cabo, hemos podido seguir trabajando, aunque de otra manera (hoy, por ejemplo, en la pista auxiliar). Puede afectar en el sentido del hábito en el desarrollo de la sesión, en el tiro, porque son esos aros los que vamos a utilizar en el partido y hemos estado dos días sin poder practicar con ellos… Pero no seré yo el que ponga una excusa de cara al encuentro.
Éste debe ser un partido propicio para ganar y alcanzar ya las diez victorias, sobre todo teniendo en cuenta el calendario que se avecina… Yo creo que el partido contra el Gran Canaria se convierte en un encuentro, yo no diría trascendental, pero sí tremendamente importante, porque puede dar pie a estar en una situación relativamente confortable durante una semana. Por otro lado, esta situación también puede ser de tensión, de dificultad. Llevamos dos semanas sin ganar y sin jugar bien. Ellos, ahora mismo, son un rival directo, porque tienen una victoria más que nosotros. No nos queda otra solución que cambiar la dinámica perdedora y convertirla en ganadora aquí, en nuestra pista. Yo creo que no podemos dejar pasar este partido. Para mí es importante, no tanto por lo que pueda ocurrir de cara al final, sino por el sistema anímico del equipo. Es decir, por la situación anímica. Después tenemos una salida muy complicada a Vitoria, entonces sería muy bueno para nosotros salir de la dinámica negativa ganando al Gran Canaria. Y es que, a parte, nos daría una sensación diferente, de poder ir a competir sin tanta presión, sin tanta tensión. Hay que tener en cuenta que la Liga se va a estrechar siempre. Los de abajo, la semana pasada, ganaron. Por lo tanto, por nuestra propia tranquilidad, es muy importante obtener un resultado positivo aquí el domingo.

¿Has visto esta temporada ‘algún burro volar’?
No, yo lo que creo es que intento ser siempre bastante precavido. Mi opinión es la misma de siempre, si el objetivo del equipo fuese otro, el conjunto debería ser más sólido fuera de nuestra pista. Y no lo está siendo. Yo no puedo plantear otro objetivo que no sea la permanencia.
Cuando llega la segunda vuelta de la Liga, sobre todo el último tercio, empieza a haber resultados un poco sorprendentes, imprevistos hasta ese momento. Esto se debe a que se empiezan a ver las nuevas situaciones. En la Liga hay muchos cambios. Todo el mundo cambia. Te vienes para arriba o te vienes para abajo, todos apuran su función. Entonces es cuando, como digo, se empiezan a ver las situaciones y resultados sorprendentes. Si tú no estás en un gran momento y te toca un calendario como el nuestro… Hemos ido a la pista del cuarto, luego a la del séptimo, ahora vamos a la pista del TAU, luego Joventut, que va segundo, la siguiente semana vamos a Madrid, que va primero… Es decir, que tenemos siete u ocho jornadas en las que cuatro o cinco partidos son con los primeros de la Liga. Yo no sé si los demás analizan eso cuando hablan, pero yo, desde luego, sí lo hago y estoy bastante pendiente de lo que pueda ocurrir. Creo que la situación no tiene nada que ver con la del año pasado, porque somos otro equipo. No tengo la sensación de que vayamos a caer en una debacle, salvo que tengamos una racha de seis o siete partidos perdidos, como nos ocurrió el año pasado. Tengo confianza en que vamos a ganar el domingo al Gran Canaria, pero siempre he sido bastante precavido en ese sentido, porque ya he visto esas situaciones, ya me han pasado. Por eso lo que tenemos que hacer es no subirnos al carro de la euforia, porque no creo que nosotros estemos para eso.

¿Cuál es tu opinión sobre el Kalise Gran Canaria?
Yo creo que forman realmente un buen bloque, son un buen equipo. No se han producido muchos cambios en ellos, solamente la incorporación de Caner-Mendley, que es un hombre distinto al que había, que es más un ‘4’, porque suele jugar mucho más abierto, abre más los espacios al resto del equipo… Por lo demás, siguen en la misma línea. Defensivamente es un equipo bastante bueno, sólido, no encaja muchos puntos, es muy consistente en su defensa… Y ofensivamente creo que los roles están bastante claros. Todo está muy repartido, aunque da la sensación de que English es la primera referencia en ataque. Yo creo que lo mejor que se puede decir de Gran Canaria es que es un bloque, desde su filosofía defensiva hasta su filosofía de juego en cuanto a rotaciones, en cuanto a protagonismo, en cuanto a rol. Todo está muy repartido y eso lo convierte en un equipo complicado, porque no depende de nadie en particular.
Es cierto que, este año fuera de casa no están teniendo los resultados de otros años, pero también es verdad que ganaron la última salida, en Sevilla. Por tanto, hay que estar muy atentos, porque, además, también perdieron un partido en casa en la última jornada, frente a Pamesa. Visto lo visto, no es muy explicable. Está claro que el hecho de que Gran Canaria deje escapar de un partido cuando quedan cuatro minutos en aquella pista y ganando de 11 no es algo que le suela pasar a este conjunto, que, normalmente, no deja escapar este tipo de partidos. Por ello, creo que vendrán bastante metidos al encuentro. Ellos piensan que sus opciones de jugar entre los ocho primeros pasan por ganar partidos fuera de casa, sobre todo después de su última derrota, contra el Pamesa.

Pero, es un equipo que se muestra más regular en la ULEB que en la ACB…
Yo no creo que ande más regular o no. Simplemente mi opinión es que el nivel de la ULEB Cup es inferior al de la Liga española, no hay más. Con todos mis respetos, todos los equipos españoles que han jugado en la ULEB se han clasificado, han pasado todos esta fase y además de una manera cómoda. Es decir, los partidos en casa, el que menos ha sido 10, 11, 15, 20 puntos, en el caso de Gran Canaria. Pero se explica por eso, porque la competición española es tremendamente difícil, mientras que la ULEB hasta según qué niveles, hasta que, posiblemente, no llegan esas semifinales para llegar a los ocho primeros, no es tan dura ni tan intensa, ni requiere tanto nivel competitivo como la ACB.
fuente

Polaris World C.B. Murcia