03 Febrero 2008

El encuentro resultó igualado, pero el resurgir de Triguero, unido a la decisión de Hunter, la lucha de Roe y la buena mano de Thomas dejaron las cosas 78-71


El Palacio de Deportes de Murcia fue testigo de un partido entre dos conjuntos de fuerzas similares que se encontraban luchando por lo mismo: la estabilidad en la mitad de la tabla. Finalmente, el Polaris World C.B. Murcia consiguió marcar la diferencia. Resaltó, sobre todo, el número de rebotes (26 de los visitantes frente a 38 de los locales) y el extraordinario porcentaje de los murcianos en tiros libres. Éstos consiguieron encestar un 91% de los mismos gracias, sobre todo, a Thomas, que anotó 8/8 y a Hunter, que sumó 5/5.

Los cinco polaristas que Manolo Hussein seleccionó para inaugurar el partido fueron Chris Thomas, Stephane Risacher, Jimmie Hunter, Lou Roe y Juanjo Triguero. Por su parte, Sergio Valdeomillos escogió como quinteto inicial a Andrea Pecile, Nico Gianela, Samo Udrih , Juan Pedro Gutiérrez y Dylan Page.

El primer protagonista del día fue Roe que robó el balón a los granadinos, consiguiendo así que no culminasen la jugada que estaban esbozando en su primera posesión. Después de que el estadounidense hiciese cambiar las tornas, Thomas inauguró el marcador con un triple limpio. Sin embargo, la balanza se encontraba compensada y Pecile se encargó de demostrarlo, igualando el marcador en la siguiente jugada.

En esta línea se desarrolló el primer cuarto del encuentro. En las filas polaristas sobresalieron Roe, Hunter y Thomas. Estos dos últimos mostraron una buena compenetración, elaborando jugadas tácticas bien culminadas. De hecho, una de estas jugadas consiguió un 2+1 que hizo que los murcianos se despegasen algo de su oponente. Sin embargo, no duró mucho esta racha, porque el C.B. Granada exprimió a sus jugadores más bajitos y su faceta anotadora desde el exterior. Estuvo especialmente bien Andrea Pecile. Y, por otro lado, el visitante no iba mal de interiores. Por ejemplo, Nacho Martín estuvo bien en cuanto a la anotación. Sin embargo, la mayor carencia de este conjunto se encuentra en el momento del rebote. Los de Valdeomillos sólo pudieron hacerse con dos rechaces, uno de Gianella y otro de Pecile, mientras que los de Hussein cogieron siete en total, repartidos entre Gavel, Triguero, Hunter y Roe.

En los minutos finales del primer periodo el Polaris World, que, como ya se ha dicho, había conseguido despegarse en parte de su contrincante, comenzó a alargar en exceso las jugadas y a perder en cierto modo el control que había tenido. A 17 segundos de que sonase la bocina, Triguero se había visto las caras con Martín en un uno contra uno vencido por el de Granada. Sin embargo, una buena jugada de Thomas, Roe y Hunter culminada con un triple de este último, volvió a poner a los de Murcia en una situación aventajada, aunque, eso sí, por muy poco (23-22).

El segundo cuarto se desarrolló de nuevo extremadamente igualado. En ambos equipos se perfiló claramente cuál era el protagonista en el exterior y cuál lo era en el interior. Así, los dúos estuvieron compuestos por Chris Thomas y Lou Roe en las filas azules y Andrea Pecile y Nacho Martín en las rojas.

La cosa empezó bastante flojita. Ambos conjuntos salieron a la pista algo precipitados, sobre todo el local, lo que propició que el visitante se le adelantase. No obstante, lo enmendaron a partir del minuto catorce del partido, cuando Gavel erró el triple y Fajardo, bajo la canasta, anotó dos al tiempo que sufría una falta personal. El canario metió el tiro libre que volvía a igualar las puntuaciones (26-26).

Acto seguido, una falta en ataque de Gutiérrez sobre Thomas devolvió la posesión a los murcianos, y con ello la posibilidad de volver a adelantarse. La pelota llegó a manos de Fajardo después de haber sido muy movida en el perímetro exterior. El pívot la luchó hasta que recibió una falta personal. De nuevo estuvo acertado en los tiros libres e hizo que los suyos volviesen a liderar el encuentro.

En la defensa, los de casa volvieron a estabilizarse y a convertirse en un bloque que forzaba a su rival a cometer errores. El primero que cayó fue Dylan Page, que hizo pasos y devolvió la opción de juego a los polaristas. Thomas aprovechó, citó el triple, se adelantó y metió dos más.

Durante los cuatro últimos minutos de la primera mitad, los murcianos intentaron mantener la distancia de cuatro puntos. Lo consiguieron al principio. Sin embargo, dos faltas personales seguidas a Gianella, una de Fajardo y otra de Kammerichs, y la buena mano del base italiano acortó distancias. Entre personal y personal Thomas también recibió una y volvió a subrayar lo que el público ya sabía: que es un seguro de vida en el punto de tiro libre. Y es que, de momento, llevaba 4/4. Por su parte, el internacional argentino quiso enmendar su error por medio de una bonita entrada a mano cambiada.

Thomas consiguió el 6/6 después de una personal de Gianella. Sin embargo, Carlos Cherry, que había lanzado uno de los triples de la remontada, metió el otro e igualó a 36 a menos de 2 minutos de que sonase la bocina. El tiempo transcurrió pero no hubo cambios relevantes en el marcador, que, finalmente, quedó 40-40. Destacó una acción de Thomas y Roe: Este último esperó paciente bajo la canasta mientras los demás la movían en el exterior. Finalmente, el base metió la pelota dentro y el nuevo fichaje del Polaris World hizo un mate a una mano.

En la segunda parte, los polaristas consiguieron despegarse algo de los granadinos, aunque éstos no se lo pusieron nada fácil. Gianella, Martín y Pecile provocaron las mayores situaciones de peligro para los locales, mientras que en las filas de Hussein, Thomas seguía siendo el protagonista, acompañado por Triguero, que hizo una buena segunda mitad hasta tal punto que pasó de estar valorado con 5 a convertirse en MVP del encuentro con 23.

El marcador fue inaugurado por Gianella. Dos minutos después, los polaristas consiguieron llegar a canasta por medio de dos tiros libres de Hunter, un jugador que también tiró mucho de su equipo y que aportó mucho ritmo y dinamismo al partido. Tanto es así que también fue el artífice de la nueva remontada del equipo, que se había puesto cuatro por detrás. Una buena entrada y un mate a una mano dejaron las cosas 46-44.

Desde entonces, se comenzó a apreciar una cierta precipitación en ambos conjuntos. Por suerte para los polaristas, los granadinos no estaban muy lúcidos en el tiro libre y, a pesar de ello, fueron dos lanzamientos de este tipo y una entrada de Gianella con palmeo de Gutiérrez los que igualaron el 48 que había conseguido Fajardo al haberse hecho con el rebote ofensivo y haber sumado 2 más desde debajo de la canasta.

Hunter entró y sumó dos más y, sin embargo, parecía que ninguno de las dos alineaciones fuese a romper el partido. Sin embargo, Triguero consiguió un 2+1 tras una asistencia de Risacher que dotó a los suyos, por un lado, de cinco puntos de ventaja, y por otro, de la posibilidad de escaparse finalmente de sus oponentes. A un minuto del pitido de la bocina, el pívot de Gandía encestó un tiro libre. Después, Martín superó rebasarlo y anotar dos, pero Hunter estuvo listo y dejó las cosas de nuevo como estaban, gracias a dos más.

De este modo, el Palacio de Deportes recibió el último cuarto con 56-50.

El último periodo fue determinante para que Triguero y Thomas se alzasen como líderes en cuanto a valoraciones, el primero con 23 y el segundo con 18.

Sergio Valdeomillos se dio cuenta de que, durante todo el encuentro, su talón de Aquiles había sido el rebote, así que recurrió a tres de sus jugadores más altos, Jasen, Page y Martín para intentar enmendar el error de haberse hecho sólo con 19 rechaces, frente a los 30 de los polaristas.

Cuando la suma de los locales había llegado a 60, Dylan Page consiguió un 2+1 que puso la diferencia en 5. Risacher puso los puntos sobre las íes con una buena entrada, pero Gianella igualó las fuerzas por medio de otra entrada. Seguidamente Thomas consiguió su 8/8 en tiros libres y, además, una diferencia de siete que podía ser totalmente determinante para los suyos.

Fue entonces cuando los polaristas se vieron con la posibilidad de hacerse con la victoria e incluso de superar el average, que el Granada había dejado en 5 en el partido de ida. Sin embargo, los nervios estaban jugando malas pasadas y, dado que las diferencias no eran muy amplias, la precipitación podía facilitar la remontada de los andaluces. En un intervalo de tiempo muy reducido, Risacher y Roe realizaron una personal cada uno. Además, Page volvió a actuar y anotó un triple que dejó las cosas 64-60. De nuevo los visitantes estaban muy pegados a los locales y la balanza aún se podía decantar hacia cualquiera de las dos mitades de la pista.

Sin embargo, Manolo Hussein pidió tiempo muerto a tiempo y consiguió que, en menos de un minuto, los suyos dejasen bien claro quién mandaba en la pista. Triguero terminó de aparecer en el partido y su actuación fue totalmente determinante. Su unión con Roe fue extremadamente efectiva. De hecho, fueron ellos dos y las buenas asistencias de Thomas los máximos responsables de los determinantes minutos finales del encuentro.

El valenciano puso toda la carne en el asador y, de este modo, volvió a verse gigante bajo la canasta. Era imposible de rebasar. En esta línea, llegaron a alcanzar los 10 tantos de diferencia (74-64) gracias a un rebote de Roe, que pasó largo a Triguero, quien aprovechó su ocasión y sumó. Pecile entonces metió dos, pero de nuevo el de Gandía redondeó las distancias con un mate con asistencia de Thomas. Y de nuevo el italiano se empeñó en lucharla hasta el final y metió una canasta de 2 y un triple. Entre tiro y tiro, Hunter anotó dos libres, así que la cosa terminó 78-71, con lo cual el basket average quedó superado.
fuente

Leer la crónica del partido