29 Enero 2008

El pupilo de Abraham Carrión ya sabe lo que es disputar dos finales continentales, con el Vital Vigo y el CAI Zaragoza


Roberto Mena (Palma de Mallorca, 1984) ya sentía pasión por el baloncesto antes de que un accidente de moto, con sólo 14 años, le produjese la discapacidad que hoy día presenta: “Siendo un niño ya me levantaba de madrugada para ver partidos de la NBA, en los que jugaban Karl Malone o Michael Jordan”. Aunque, después de desplazarse a Cádiz a vivir, fue la ex polarista y murciana Sonia Ruiz, la que le motivó definitivamente a competir en el BSR.

En su quinta temporada en División de Honor, el mallorquín ostenta el privilegio de conocer perfectamente la competición española, ya que antes de llegar a la capital murciana, había militado en cuatro equipos de la máxima categoría (SAFEMI, CAI Zaragoza, Vital Vigo y Juventut de Badalona). Mena presume de haber disfrutado en todos ellos, en los cuales también ha hecho grandes amistades, con las que aún mantiene contacto.

Entre sus logros deportivos a nivel de clubes, destacan: campeón de Primera División y el consecuente ascenso a División de Honor con el SAFEMI, en 2004; Subcampeón de la Willi Brigmann (equivalente a la ULEB) con el CAI Zaragoza, en 2005 y Subcampeón de la Copa del Rey, así como de la Willi, con el Vital Vigo en 2006. Pero su ambición no tiene límites, ya que afirma que “esta temporada quiero ganar la Copa de Europa con el Fundación Polaris World BSR”.

No obstante, su palmarés no termina aquí, pues el balear ha sido además campeón de Europa sub 22 en Turquía con la selección española (2006): “De todos los títulos conseguidos, éste es sin duda alguna el que más ilusión me ha hecho”. A todo ello hay que sumarle el bronce conseguido en el europeo de Bélgica, en el año 2004. A pesar de no haber conseguido debutar todavía con la absoluta, su gran capacidad de superación, así como su tremenda juventud, ya que sólo cuenta con 23 años, le permiten albergar grandes esperanzas de llegar a conseguirlo en el futuro.

En su breve periplo en el conjunto murciano, ya ha podido comprobar la grandeza del proyecto liderado por Polaris World: “Creo que las empresas deberían aportar mucho más, apoyando el deporte para discapacitados, puesto que supone un beneficio para todos, incluidas las propias empresas. Yo me siento un privilegiado de poder formar parte de ésta, porque además, aparte del sueldo, en mi caso, pone a mi disposición una vivienda totalmente amueblada, el transporte hasta el pabellón e incluso la posibilidad de hacer uso de las instalaciones deportivas en las que entrenamos”. “Todo ello supone verdaderamente un auténtico lujo”, prosigue.

A pesar de la titubeante andadura del equipo en la presente temporada, Mena cree que esto es algo temporal, pues aunque el año pasado se consiguió el segundo puesto en la liga, no es menos cierto que se han producido notables modificaciones en la plantilla, lo que requiere la consiguiente adaptación: “El grupo romperá al final y se conseguirán grandes éxitos deportivos. No obstante, formamos el bloque que logró el oro en el europeo sub 22 de 2006, con Zarzuela, Toscano, Romero y yo. Eso no quiere decir que el resto de compañeros no sean igual de importantes y necesarios”.

Tras haber sido sometido a más de 35 intervenciones quirúrgicas después de su accidente, el polarista es un ejemplo a seguir por todos y anima a cualquier persona que haya sufrido un percance de este tipo a mantenerse activo, siempre que su lesión se lo permita, porque “no podemos ahogarnos en nuestra pena. A casa hay que ir para comer y para dormir, nada más. Tener una discapacidad física no te impide hacer un montón de cosas”.

Al mallorquín le encantaría en un futuro ser entrenador de baloncesto o montar una academia de baile, que es su otra gran pasión: “Antes del accidente me dedicaba a bailar, aunque después me lo dejé. Por suerte desde hace un tiempo he vuelto a retomarlo, porque no podía dejar de lado algo que me ha marcado en la vida. Me lo estoy tomando con tranquilidad, pero estoy avanzando poco a poco, recuperando movimientos y sensaciones”. Ahora sólo falta que todo el equipo, como Roberto, recupere las sensaciones del pasado año y vuelva a la senda del triunfo.
fuente

Polaris World C.B. Murcia