19 Enero 2008

Un triunfo que supone ganar por primera vez a domicilio y además ante un rival directo en estado de gracia


Los de Manolo Hussein han logrado este sábado doblegar al conjunto del croata Vladimir Perasovic por 54-63. Y lo han conseguido en una pista difícil, la del Telefónica Arena, y ante un rival que acumulaba tres triunfos consecutivos en el mismo escenario. Por tanto, no sólo vence ya fuera de casa, sino también frente a un club que atravesaba un momento positivo al abandonar los puestos de descenso. De esta forma, el Polaris World C.B. Murcia suma su octavo partido ganado en lo que va de temporada.

En Madrid, comparecían inicialmente por parte estudiantil Sergio Sánchez, Potapenko, Carlos Suárez, Domen Lorberk y Larry Lewis; mientras los foráneos utilizaban a los habituales Chris Thomas, Jimmie Hunter, Stephane Risacher, Federico Kammerichs y Juanjo Triguero.

Tras el salto inicial, el Polaris World se hizo notar con cinco puntos seguidos con la firma de Jimmie Hunter, contestados por Larry Lewis, igualando así la cita. El base colegial Sergio Sánchez tuvo parte de culpa de que su equipo obtuviera a continuación un 11-0, que supondría en el marcador general un 20-15 para los caseros.

El acierto exterior de la armada murciana fue la nota característica del inicio del segundo periodo. De hecho, el internacional argentino Kammerichs empató el duelo a 23 en el minuto 14. Pero, Jesse Young y sus 10 tantos en este segundo cuarto propiciaron que su equipo siguiera vivo –y por delante- al descanso (33-31), a pesar de ser los murcianos los que mandaron en este acto (13-16).

El MMT reapareció confiado y materializó un parcial de 8-2 (41-33). A continuación, experimentó una laguna anotadora de la que se aprovechó el Polaris World, además de beneficiarse también de la cuarta falta personal del estudiantil Potapenko. Finalmente, el periodo se resolvió con un paupérrimo 10-9, que en el marcador general se tradujo en un 43-40 y, por tanto, dejando todo para decidir en los últimos diez minutos.

La descripción del último compás no tiene sentido si no se ensalza la figura del escolta Jimmie Hunter, el cual estuvo sensacional tanto por su propia producción como por el intangible de motivar a los suyos. También Robles aportó lo que mejor saber hacer: matar desde 6’25, además de encontrar el momento en el que su equipo más lo necesitaba. Por otro lado, fueron fundamentales los tiros libres finales logrados por Fajardo, Robles y Hunter. En conclusión, éxito murciano por 54-63.

El mejor de los de Hussein fue sin duda el escolta Jimmie Hunter, que en Madrid registró 24 puntos, 6 rebotes y 24 de valoración. También destacaron con 11 de valoración Risacher (7puntos y 4 rebotes) y Kammerichs (8 tantos y ¡10 rechaces (8+2)!!!)
fuente

Leer la crónica del partido