13 Enero 2008

Los de Hussein superaron las rigurosas decisiones de los árbitros y las dificultades impuestas por el AXA F.C. Barcelona, para alzarse con la victoria por 95-82


El encuentro del Polaris World C.B. Murcia frente al AXA F.C. Barcelona sirvió para que el conjunto de Hussein mostrase su mejor cara ante su afición. Una armada unida, fuerte y poderosa superó las adversidades y, después de una increíble remontada y dos parciales especialmente buenos, ganó el choque por 95-82.

Al inicio de la disputa, se encontraron en pista Chris Thomas, Jimmie Hunter, Stephane Risacher, Federico Kammerichs y Juanjo Triguero, frente a Jaka Lakovic, Gianluca Basile, Ersan Ilyasova, Fran Vázquez y Mario Kasun.

Nada más comenzar el encuentro, el AXA Fútbol Club Barcelona perdió la oportunidad que le dotó la primera posesión al errar el tiro. Entonces, Juanjo Triguero se hizo con el rebote, pasó a Risacher y el francés anotó con una entrada. A partir de ese momento, los primeros minutos de partido se convirtieron en un tira y afloja entre ambos conjuntos, aunque el local se encontró siempre por delante de su oponente.

Pero el momento decisivo del cuarto, lo que sirvió a los anfitriones para escaparse del conjunto barcelonés, que andaba todo el rato pisándole los talones, llegó con una falta personal de Mario Kasun sobre Fede Kammerichs. El internacional argentino atinó al lanzar los dos tiros libres que le correspondían y rompió el cuarto.

El acierto polarista desestabilizó a los culés. Desde el minuto cuatro, en el que partían de 10-4, hasta el siete, en el que ampliaron esa diferencia hasta 10, los de casa se hicieron con el dominio del partido. Hunter anotó un triple, después Kammerichs captó un rebote ofensivo para, acto seguido, encestar desde debajo del aro. Seguidamente, Triguero sumó un 2+1 después de una personal de Kasun y, en la siguiente jugada, cuando Lakovic erró el triple, Hunter se hizo con el rebote, recorrió la pista completa, entró a canasta y redondeó la diferencia (20-10).

Durante los tres últimos minutos del primer cuarto, se volvió a vivir ese tira y afloja del principio, aunque, en este caso, los beneficiados resultaron ser los de Barcelona, que, aunque no consiguieron ni siquiera empatar a los murcianos, sí que acortaron considerablemente las distancias. Aprovecharon con inteligencia los errores de los locales y dieron cuenta de su buena mano con los tiros libres. Acker y Basile resultaron los grandes protagonistas. Tres tiros libres del primero, dos del segundo y un triple de cada uno acortaron distancias y cerraron el periodo 25-21.

Otro gallo cantó para los locales en el segundo cuarto, ya que los visitantes siguieron en su línea de remontada, aunque eso sí, esta vez contaron con alguna ayuda del trío arbitral.

La distancia entre ambos conjuntos comenzó manteniéndose constante, en ocasiones dio la impresión de que el Polaris World podría escaparse. Sin embargo, la cosa comenzó a pintar regular cuando, en el minuto 6, Lakovic anotó dos tantos que pusieron a los suyos 31-29, pero Anton Gavel salvó momentáneamente la situación con un triple que demostró que el eslovaco se luce más en su posición natural, la de escolta, que en la de uno. Acto seguido, una entrada de Grimau volvió a colocar a los murcianos en situación de peligro y, en un descuido de los de Hussein, Lakovic, el culé más valorado, anotó dos tantos y puso a los suyos sólo un tanto por detrás de los locales.

Al ver al rival tan cerca, los polaristas se agobiaron de forma evidente y cometieron una serie de fallos que un inteligente AXA utilizó en su favor. Un mate de Kasun colocó a los suyos por delante por primera vez en todo lo que ya había transcurrido de encuentro. Entonces llegaron momentos de rifi-rafe. Opacak metió una bomba que volvió a adelantar a los suyos, pero Lakovic no permitió que los murcianos se volviesen a escapar. Metió un triple que luego Robles empató con un tiro de cuatro metros.

El partido adquirió entonces más ritmo y dinamismo. El marcador se encontraba igualado y las fuerzas de ambos clubes estaban muy compensadas. Pero los árbitros se encargaron de desequilibrar la balanza, mediante dos técnicas muy rigurosas y prácticamente seguidas. Una de ellas, a Pedro Robles, por poner en duda la elección de uno de los colegiados de pitarle falta en ataque. El madrileño intentó vengarse en la siguiente jugada mediante una entrada que la armada barcelonesa supo frenarle.

La segunda y más polémica técnica llegó cuando Hussein, de forma efusiva, puso de manifiesto su desacuerdo con una personal que pitaron a Risacher. Entonces el árbitro no dudó en penalizar al entrenador canario. Acto seguido, el Palacio de Deportes protestó con mucha fuerza.

Así, tras tres tiros libres de Grimau y una entrada de Acker, el descanso llegó con 40-48.

La remontada espectacular del Polaris World llegó con el inicio del segundo tiempo. No se sabe si por la impotencia de ver cómo habían terminado la primera mitad o por el apoyo del Palacio de Deportes, que se encontraba al rojo vivo. El caso es que los de Hussein salieron más vivos que nunca y, a pesar de las adversidades con las que se encontraron, protagonizaron una de las mejores remontadas que se le recuerdan.

Hunter fue el gran protagonista desde el inicio, cuando lanzó alto a Triguero y éste encestó en el aire. Risacher también puso su granito de arena mediante la elaboración de un buen juego de pies hasta que encontró el ángulo de tiro. Mientras tanto, en la defensa, Triguero se veía enorme bajo la canasta, tanto que no dejaba opción alguna a Mario Kasun.

Ante este panorama, los visitantes se pusieron nerviosos, perdieron balones, erraron los tiros y realizaron faltas personales. Precisamente una de Trias a Triguero volvió a dar la vuelta al marcador, después de que el pívot de Gandia acertase sus dos tiros libres. Era el minuto tres, y los murcianos volvían a imponerse por 49-48.

Desde entonces, la tónica de todo el tercer cuarto fue el dominio local, como quedó demostrado en el parcial de 23-12. Los grandes protagonistas de los logros polaristas fueron Kammerichs, Triguero y Hunter y la gran ausente fue la figura de Thomas, que sólo apareció en momentos esporádicos. Otro cuya actuación fue puntual, pero en ocasiones decisivas fue Risacher, que resultó una oportuna ayuda para su equipo.

No obstante, al final del tercer cuarto, el AXA, con Lakovic a la cabeza, consiguió maquillar un poco el resultado, que quedó 63-60.

Por tanto, aún no estaba todo el pescado vendido y la balanza aún podía inclinarse hacia cualquier equipo. Sin embargo, éste fue, sin ninguna duda, el período de la superioridad del Polaris World C.B. Murcia. No hay más que ver el parcial que realizaron: 32-22.

Los baloncestistas murcianos dispararon sus valoraciones, ya que todos se encargaron de dibujar la victoria de su club. Hunter, mediante un triple, se dispuso a cerrar el primer parcial, de 8-0. Partiendo de esa base, los de Hussein asumieron sus respectivos roles y cada uno actuó bien desde su posición. Triguero, como siempre, se salió debajo de la canasta, sin embargo, la cuarta falta personal obligó al técnico a cambiarlo por Fajardo, que también esbozó una buena actuación. También fue positivo el resurgir de Thomas, que triunfó hasta tal punto que hizo cambiar su valoración de -1 a 9. Con su 1.86, se hizo con un rebote y realizó un lucido mate al final del encuentro. Su compatriota Hunter siguió evolucionando y se alzó con el título de MVP del choque.

En el otro bando, sólo Lakovic y Grimau pudieron hacer algo para evitar caer del todo ante los polaristas, que se fueron a casa con 95-82.
fuente

Leer la crónica del partido