12 Enero 2008

El internacional canadiense aterrizó el martes en Murcia y ha llegado dispuesto a aportar grandes cosas al conjunto de Abraham Carrión


Este amable, simpático y talentoso deportista, proviene de una isla al este de la costa de Canadá (Prince Edward), aunque actualmente se encuentra afincado en la ciudad de Toronto. Con sólo 13 años, gracias a un amigo de la infancia que no sufría discapacidad alguna, comenzó a practicar el baloncesto, entre otros deportes.

Bridges se confiesa gran admirador de los tiradores de larga distancia, virtud que reconoce dominar también él. Por otro lado, afirma: “Debo mejorar mis entradas a canasta con la mano izquierda para seguir progresando en mi juego”. La gran figura en la que se inspira es el jugador de los Phoenix Suns, Steve Nash.

Antes de recalar en la capital del Segura, había militado en varios conjuntos de su país, aunque su gran rendimiento lo ha adquirido en la selección canadiense junior, en la que debutó con apenas 15 años. Asimismo, también ha conseguido estrenarse con la absoluta, con la que aspira a conseguir el oro en la Paraolimpiada de Pekín 2008. Entre otros compañeros en el combinado nacional tiene, al señalado por todos como el mejor jugador BSR del mundo, Patrick Anderson.

Pero su trayectoria deportiva no concluye en el baloncesto, puesto que este portentoso atleta, puede presumir a sus 23 años de haberse proclamado medalla de oro en las Paraolimpiadas de Torino 2006, en la disciplina equivalente al hockey sobre hielo olímpico, el Slate Hockey. Además, fue nombrado jugador más valioso del torneo. No hay más que mirarle a los ojos para comprender que nos encontramos ante un ganador nato, al que sin duda alguna le motiva superar retos.

Al nuevo alero polarista le ha sorprendido gratamente el gran nivel existente en España, en cuanto a la competición de BSR se refiere, ya que para el supone “un orgullo enorme poder militar en un equipo profesional como el Fundación Polaris World, así como competir en una liga tan potente”. Espera conseguir grandes logros en Murcia. Antes de llegar aquí ya había coincidido en algunos torneos internacionales con su nuevo compañero, el internacional australiano Darren Skuse.

Se siente encantado y agradecido, tanto por el interés mostrado por el Polaris World para conseguir su fichaje, como por el exquisito trato que ha recibido por los diferentes estamentos del club, desde que ha llegado, ya sean dirigentes, cuerpo técnico o compañeros, con los que ha encajado rápidamente. Espera contribuir a su nuevo equipo aportando “intensidad y orden, tanto en ataque como en defensa”.

En su breve estancia en la región murciana, ha podido y sabido apreciar las bondades de la cultura mediterránea, como el clima o la comida. No obstante cree que, en cuanto a la adaptación de la ciudad para los discapacitados, se podrían mejorar algunas cosas: “En ciertos comercios he podido comprobar que no existían rampas para minusválidos o que éstas eran insuficientes”. En esto opina que aquí hay retraso con respecto a su nación, aunque también es lógico porque “mi tierra tiene muchos menos siglos de historia que España, con lo que resulta menos complicado acondicionarlo”.

Billy añora, como momento más feliz de su carrera en las canchas de baloncesto, el campeonato mundial conseguido en Brasil, con la selección junior de Canadá. Sin embargo, también conoce perfectamente el lado más amargo del deporte, pues recuerda con tristeza como el pasado año quedaron clasificados los últimos en el Mundial celebrado en su país, en la ciudad de Ontario.

Cuando Billy Bridges disfruta de tiempo libre, le encanta ocuparlo tocando la guitarra, ya que la música es algo que le relaja mucho. Es de esperar que también el Fundación Polaris World BSR, con la aportación de esta esperanzadora incorporación a la plantilla, toque también su música preferida, la de la victoria.
fuente

Polaris World C.B. Murcia