04 Enero 2008

El técnico del Polaris World C.B. Murcia piensa de su próximo rival, el Grupo Capitol, que “es un equipo que mantiene una base bastante parecida a la del año pasado, pero que se ha reforzado muy bien”


Manolo ¿Cómo se encuentra la plantilla a nivel físico?
Desde el miércoles que nos incorporamos a entrenar, no hemos podido contar con Jared Reiner, debido a unos problemas en una rodilla que ya se ha operado tres veces y que le está dando bastantes problemas. Como digo, se incorporó el miércoles pero tuvo que dejar de entrenar por la mañana y no sé si estará en condiciones de jugar el partido del domingo.

Es el jugador en el que más se están fijando los medios de comunicación últimamente…
Yo creo que todavía estamos esperando a que aparezca el mejor Reiner posible y aún no hemos logrado conseguir que nos dé ni su máximo rendimiento ni aquellas cosas del juego que el equipo necesita: intensidad defensiva, rebote, continuidad –muy importante para obtener todo lo demás-... Vamos a ver si podemos conseguirlo en estos meses que quedan de competición, aunque esta jornada va a ser complicado, porque lleva toda la semana sin entrenar.

¿Te estás planteando prescindir de él o es algo que no concierne al entrenador?
La filosofía con la que trabajamos en el club es de intentar siempre sacar el máximo rendimiento posible a los jugadores que tenemos y en los que hemos confiado. La idea es seguir esperando a que Jared (Reiner) sea el jugador que nosotros pensamos que puede ser. A día de hoy ésta es la situación real dentro del club.

Quizás le está perjudicando la lesión…
Sí. Antes hablaba de continuidad y, para tenerla, es importante contar con una cierta regularidad en los entrenamientos. Él se perdió prácticamente toda la pretemporada por el problema en el tobillo. Entonces le costó mucho adquirir su mejor forma física y, cuando aparentemente la tenía, ha surgido un contratiempo, que, en este caso, es el tema de la rodilla. Esto le resta regularidad en los entrenamientos y, por consiguiente, continuidad. Es un problema que se refleja en los partidos donde, además, hace falta muy rápido. Quizás al principio era más comprensible, por el tema de la adaptación o de la baja forma física debido a que no hizo la pretemporada.

¿Sigue pesando la derrota del domingo frente al Alta Gestión Fuenlabrada?
Es indudable que la derrota fue muy dura, por la manera en la que se produjo, después de ir con una diferencia amplia. Además, yo creo que, al final, dimos una sensación de inseguridad en la pista. Si el partido se juega en domingo y tienes entrenamiento el lunes, no te queda más remedio que rehacerte moralmente, pero, como tuvimos un par de días libres, me dio más tiempo para pensar. Era una victoria con la que teníamos que haber contado, porque se trata de un equipo con los mismos intereses que nosotros y porque ahora tenemos una salida muy complicada y luego recibimos al Barcelona.

Es una derrota que ha pesado, pero hasta el martes. El miércoles, cuando empezamos a entrenar, lo tuve que dejar aparte, porque no podemos seguir anclados en el 30 de diciembre, ahora lo que cuenta es el 6 de enero, estamos concentrados en Valladolid. Aunque, como ya he dicho, si que estuve unos días comiéndome la cabeza sobre el porqué de la situación.

Se ha acabado la fama de imbatibilidad en casa…
No ha pasado nada que yo en su momento no haya dicho, porque la competición es así. Todo el mundo tenía una sensación de que éramos invulnerables en casa y yo dije que esto en cualquier momento podía romperse. Es así, o jugamos los cuarenta minutos muy concentrados o un equipo entero y con una gran dosis de experiencia, como fue Fuenlabrada, nos consigue sacar el partido. Por otra parte creo que, a día de hoy, tenemos que estar más fuertes fuera. Ahora los números no encajan, y tenemos que ganar. Esto puede ser un estímulo para que nos demos cuenta de que tenemos que competir, como en Valencia, donde lo hicimos bastante bien, y ser capaces de ganar. Si es en Valladolid, que es la próxima jornada y se trata de un rival directo, mejor que mejor. No creo que sea algo improbable, sino que pienso que podemos ganar.

¿Habría pesado menos esta derrota si se hubiese ganado algún partido fuera de casa?
Posiblemente sí. Yo no sé lo que pensarían los demás, pero a mi me seguiría molestando igual perder ante el Fuenlabrada, llevase ocho o diez victorias. Lo que sí es cierto es que, a lo mejor, la trascendencia habría sido diferente. Pero perder en casa ante un equipo de tu nivel puede pasar en cualquier momento. Lo importante es saber de qué pasta estamos hechos y cómo reaccionar. Los mártires aquí no sirven para nada.

¿Cómo ves al Grupo Capitol Valladolid?
Valladolid es un equipo que mantiene una base bastante parecida a la del año pasado, pero se ha reforzado muy bien. Su clave sigue siendo el juego interior, básicamente Evtimov y Bud Eley, sobre todo este último, es la clave. Además, está el uno contra uno de Gomis, que, a día de hoy, está en una forma excepcional, de hecho creo que es el mejor 2 de la Liga, por su chispa, acierto, confianza… Y también resalta el juego de continuo ritmo que imponen los bases, es muy importante. Además, Boddicker es un jugador que está en el banquillo y que abre mucho los espacios para Bud Eley. Es un equipo que ha mejorado en facetas del juego como el tiro exterior. Ahora son bastante más convincentes en esto. También creo que atrás están mejor, porque ya llevan dos años siendo un bloque junto y es un equipo intenso.

Creo que el domingo van a intentar imponer su juego interior, dándole balones dentro a Eley y a Vaso (Evtimov) y van a intentar también darle una presión y un ritmo alto al partido, cosa que a nosotros tampoco nos va mal. Ya veremos cómo ajustamos las ocasiones defensivas para disminuir los porcentajes de los jugadores de perímetro, los que tiran de tres. Espero que seamos capaces de cubrir las tres o cuatro cosas fundamentales y que estemos en el partido para ganar.


fuente

Polaris World C.B. Murcia