23 Diciembre 2007

El Ricoh Manresa no pudo hacer nada para frenar al conjunto local, que esbozó la victoria más amplia de su historia en ACB


El partido de este domingo en el Palacio de Deportes hizo historia. Y no fue sólo porque los murcianos vencieran de 35 y batieran su record, que también, sino porque toda la plantilla tuvo su momento y ninguno de los jugadores decepcionó a la grada. El equipo local resultó imbatible para los visitantes, que se achantaron y dejaron paso a la exhibición polarista.

Manolo Hussein decidió comenzar el encuentro con Chris Thomas, Anton Gavel, Jimmie Hunter, Diego fajardo y Juanjo Triguero. Por su parte, Jaume Ponsarnau escogió a Berni Hernández, Jordi Grimau, Rafa Martínez, Craig Callahan y Guillem Rubio.

El Polaris World C.B. Murcia comenzó el partido muy acertado. Ya en la primera jugada, Thomas abrió el marcador con una canasta de 2 puntos. Sin embargo, el Ricoh Manresa no estuvo tan atinado en el tiro durante los primeros minutos de juego. Esta oportunidad fue aprovechada por el conjunto local, que se hizo con los rebotes para luego componer buenas jugadas. De hecho, a 5:50 del final del cuarto, un mate de Triguero colocó el marcador 10-2, aunque esta ventaja no perduró demasiado, ya que, en la siguiente jugada, Jordi Grimau anotó un buen triple que devolvió el acierto a los visitantes. A pesar de todo, no consiguieron igualar a los polaristas.

Resultó excelente la actuación de Triguero, que se lució desde el principio. Encestó 10 tantos, 6 de ellos con tres espectaculares mates. Además, se hizo con tres rebotes y realizó dos asistencias.

Durante el segundo cuarto, la evolución polarista fue tal que el parcial resultó 29-16. La alineación visitante cada vez se mostraba más desacertada, mientras que los locales se introducían progresivamente en la lucha.

Destacó, ante todo, la reaparición productiva de Pedro Robles. A pesar de que no cuajó ninguno de sus característicos triples, cuadró una buena actuación. Salió a 8:11 y, pocos segundos después, encajó un tiro de 2. En la siguiente jugada, Triguero aprovechó un rechace, entró, pasó a Risacher por la espalda y el francés culminó magistralmente.

Otro que se dejó querer fue Jared Reiner. Su actuación resultó bastante fructífera, sobre todo porque anotó 4 tantos seguidos gracias a su particular tiro de 4 metros.

Mientras tanto, el rival sólo mantuvo el tipo gracias a Alzamora y, si acaso, a Rafa Martínez. El resto de sus jugadores no supieron estar a la altura de un Polaris World C.B. Murcia que se salió hasta tal punto que incluso Chris Thomas realizó un espectacular mate de espaldas a 10 segundos del final del primer tiempo. El marcador con el que los conjuntos se fueron al descanso ya predecía la victoria local (47-30).

Un triple limpio de Jimmie Hunter fue el encargado de inaugurar la segunda parte y de colocar a su conjunto 20 tantos por delante del visitante. El Ricoh Manresa hizo un amago de acortar distancias al ver que el Polaris World en ocasiones se precipitaba. Sin embargo, éstos supieron rectificar su actitud a tiempo y recuperaron su ventaja tras dos faltas personales a Chris Thomas, que el americano materializó en 4 tantos.

Destacaron, sobre todo, los interiores de la armada local: la entrega de Federico Kammerichs y el buen hacer de Diego Fajardo. Sólo en el tercer cuarto, anotaron entre los dos 7 tantos y se hicieron con otros siete rebotes. De hecho, el canario se alzó con el título de MVP del periodo junto a Thomas. Ambos obtuvieron una valoración de 19.

Pero lo mejor aún estaba por llegar al Palacio. Ya los de casa se habían hecho con una ventaja que les hacía casi inalcanzables para su rival (terminaron el tercer cuarto con 75-52), pero en el último periodo confiaron en ellos mismos, se crecieron y se convirtieron en un conjunto imbatible. De nuevo destacó el internacional argentino polarista, que ofreció más de lo mismo, pero con la diferencia de que estuvo acompañado en su tarea defensiva por Reiner, que capturó diez rebotes.

El público se encontraba integrado hasta tal punto que coreó con fuerza el nombre de Óscar García, el héroe del último partido que jugó el Polaris World en casa. La petición fue tan escandalosa que Hussein decidió satisfacer a sus seguidores y sacarlo a la pista. Fue poner un pie en el parquet y la grada murciana comenzó a reclamar a Marco Gaona, que también salió. Ambos tuvieron sus momentos y, aunque el de Abanilla falló un triple que llevaba una buena trayectoria, dio una buena asistencia. El leonés, por su parte, cogió cuatro rebotes, uno de ellos ofensivo, y anotó 5 tantos, 3 de ellos en un triple limpio. Y hablando de triples, por fin Pedro Robles regaló a su afición uno de los suyos.

El partido finalizó con un rebote de Reiner en pista y un 94-59 en el marcador. Kammerichs figuró como MVP (21), después de 11 rechaces y 12 puntos, seguido de Fajardo y Thomas, valorados con 19 y 18 respectivamente. Pero el éxito polarista no radicó en la ventaja de algunos jugadores, sino en que todos ellos aportaron su granito de arena para hacer que su conjunto se alzase con la victoria. Todos dieron lo que se esperaba de ellos y esto se apreció en la estadística. Las valoraciones en ningún caso resultaron negativas y los puntos estuvieron muy repartidos. En las filas contrarias, sólo Alzamora y Rubio dieron la talla, obteniendo 11 y 8 puntos de valoración respectivamente.
fuente

Leer la crónica del partido