19 Diciembre 2007

El internacional eslovaco del Polaris World C.B. Murcia es admirado por todos por las horas extra que realiza


“Lo admiro porque trabaja, trabaja y trabaja”, reconoce su compañero de equipo José Antonio Marco Gaona. Y es que Anton Gavel es un trabajador nato. Siempre que concluye un entrenamiento, se queda para realizar varias sesiones de tiro. Concentrado como si se tratara de un partido, encesta casi el total de sus lanzamientos. Al margen de sus muchas cualidades en la pista, la mejor baza que presenta es su capacidad de sacrificio.

Ésta es su segunda temporada en el Polaris World y en la máxima categoría del baloncesto español, donde ya se ha ganado el respeto de sus compañeros y rivales, tanto por su buen hacer dentro como fuera de la pista. Este polivalente jugador de 23 años, que puede actuar tanto de base como escolta, se siente muy identificado con la entidad murciana, la cual le dio la oportunidad de debutar en España.

Su mejor actuación hasta el momento, corresponde al partido que figura en la historia del club como la victoria más holgada de Murcia en la ACB (93-63). Fue el 17 de diciembre de 2006 ante el CB Granada en el Palacio de Deportes. En aquella ocasión, consiguió 22 puntos, 3 asistencias y 23 de valoración, aunque lo que más destacó en su estadística fue su porcentaje de triples, pues de siete que lanzó, sólo falló el último.

Con un castellano bastante fluido, el eslovaco de los polaristas se deja conocer un poquito más…

Anton, ¿por qué Murcia?
Pues porque tenía una oportunidad muy buena de jugar en la ACB y sabía que era la mejor competición de Europa, así que no podía decir que no.

¿Vives con tu familia aquí en Murcia?
No, vivo solo.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?
Está claro que el baloncesto es lo más importante para mi, por eso me gusta mucho el club y el ambiente que le rodea. Y Murcia como ciudad me gusta mucho, el tiempo es increíble, la gente es muy amable y hay muchas cosas que hacer aquí.

¿Estudias?
En Alemania sí estaba estudiando, pero al venir aquí y no dominar el idioma completamente, tuve que dejarlo.

¿A qué dedicas tu tiempo libre?
Suelo quedar con mis compañeros, vamos a comer, de compras, a pasear por la ciudad, vemos películas en casa de alguno...

¿Has tenido oportunidad de conocer el país?
Además de conocer un poquito las ciudades a las que vamos a jugar, al terminar la pasada temporada estuve en Barcelona y en otros lugares para ver un poco más de España.

¿Tienes hermanos que jueguen al baloncesto?
No tengo hermanas ni hermanos, pero mis padres sí han jugado.

¿Hay algún amigo de la infancia jugando en España?
Sólo juega un eslovaco, Rancik, en iurbentia Bilbao. Hace años jugó en Málaga Petruska, además conozco a los checos Barton y Welsch.

¿Cómo empezaste en el mundo del baloncesto?
Creo que fue gracias a mis padres, ya que ellos habían jugado al baloncesto. Además, mi padre fue entrenador y empecé a ir con él a los entrenamientos para verlos y jugar un poco.

De niño, ¿admirabas a alguien?
Cuando empecé a jugar me fijaba sobre todo en estrellas de la NBA y en Europa me encantaba Petrovic.

Hoy día, ¿a quién admiras y en quién te fijas?
Por ejemplo en la NBA me gusta mucho Tony Parker y Manu Ginobilli. Por otro lado, es evidente que en todos los partidos de liga que jugamos en la ACB puedo aprender algo de otros jugadores.

¿Con qué rival de la ACB compartes una gran amistad?
Con mi compatriota Martín Rancik.

¿Hay algún profesional en la ACB con el que hayas compartido club o competición en el pasado?
En Alemania jugué contra Demond Mallet y Hendrik Jagla, que están en el DKV Joventut esta campaña.

¿Qué aspectos destacas de tu etapa en Alemania y Eslovaquia?
Me fui de casa muy joven con 16 años y esto te hace madurar antes. En Alemania he vivido 5 años, ha sido una etapa muy importante para mí como persona ya que aprendí a vivir solo, a solucionar problemas. Con respecto al baloncesto allí, competí a muy buen nivel y gracias a ello he podido venir aquí. En Eslovaquia sólo jugué medio año.

¿Qué aspiraciones tienes en el mundo del basket?
Ahora mismo miro únicamente el presente, porque lo más importante para mí es seguir en la ACB y jugar el mayor tiempo posible.

¿Cuál es tu valoración como jugador?
Creo que puedo mejorar en todos los aspectos y perfeccionar algunas facetas todavía por pulir.

A nivel de juego, ¿qué es lo que más te gusta hacer?
En Alemania era más penetrador, ahora aquí que la defensa es más dura intento tirar más, ya que creo que así puedo meter canastas. Sin embargo, mi especialidad es la defensa. Me siento muy satisfecho cuando el jugador al que defiendo no anota muchos puntos.

¿Te recompensa el trabajo que haces al margen de tus compañeros?
Para mí, la recompensa es mejorar. Me gusta trabajar mucho, por eso cuando acabamos me quedo especialmente a tirar.

¿Quién te inculcó esa capacidad de trabajo?
Es una cosa de cabeza, aunque supongo que mis padres influyeron mucho. Ellos siempre me decían que si quería ganar algo tenía que trabajar.

¿Cuál ha sido el momento más emotivo desde que llegaste a España?
Los últimos partidos de la temporada pasada en casa, el público era impresionante, sobre todo ante Menorca donde conseguimos la salvación.

¿Y el más triste?
Todos los partidos que tontamente se nos han escapado fuera de casa.

¿Cómo ves al equipo esta temporada?
Creo que podemos mirar un poco más arriba y soñar con la Copa del Rey, pero para ello tenemos que empezar a ganar partidos fuera de casa.

¿Cuál es el jugador de la ACB que más te ha sorprendido?
Para mí, es Huertas del iurbentia Bilbao, pues está jugando muy bien y tiene gran parte de culpa de que el Bilbao esté yendo genial en la tabla.
fuente

Polaris World C.B. Murcia