25 Noviembre 2007

Los de Manolo Hussein hicieron sufrir a su oponente y se dejaron la piel hasta el momento en el que sonó la bocina


El encuentro entre el Polaris World C.B. Murcia y el Real Madrid contó con un final de infarto. A pesar de que los visitantes habían plasmado su superioridad en el marcador durante todo el choque, a 1:30 de su final el panorama dio un giro de ciento ochenta grados. Los murcianos tocaron la victoria con la punta de los dedos y lo dieron todo para que ésta fuese del todo suya. Sin embargo, sus esfuerzos no resultaron suficientes y la lucha finalizó 62-65. En las filas locales, destacó la gran actuación de Reiner, Thomas y Triguero, que obtuvieron 11, 12 y 19 de valoración respectivamente. En las contrarias, sobresalieron Reyes y Lázaros, con 12 y 22.

Los cinco polaristas que abrieron el partido fueron Chris Thomas, Anton Gavel, Stephane Risacher, Federico Kammerichs y Juanjo Triguero. Éstos comenzaron enfrentándose a Raül López, Mikhalis Pelekanos, Charles Smith, Axel Hervelle y Venson Hamilton.

A pesar de que la primera posesión perteneció al Polaris World C.B. Murcia, el marcador del encuentro se inauguró con un triple de Smith. Los locales estaban jugando bien, moviendo la bola, compenetrados y haciendo buenas jugadas. Sin embargo, a la hora de la verdad, sus balones no entraban y, hasta finales del minuto tres del partido, no consiguieron estrenar su tanteo. Fue gracias a un tardío triple de Risacher. Sin embargo, otro gallo cantaba en la defensa murciana. Los polaristas se lo estaban poniendo difícil a los visitantes, que a duras penas conseguían entrar en la zona. De hecho, la mayoría de sus anotaciones fueron realizadas mediante tiros exteriores.

Fue a 3:34 del final del primer periodo cuando los locales se animaron, después de una buena entrada de Kammerichs que sumó 2 puntos a su anotación, y un triple de Thomas que recortó distancias y situó a los de casa a sólo un tanto de su prestigioso oponente (10-11). Poco después, dos tiros libres del internacional argentino del Polaris World pusieron por delante a los de Hussein (12-11).

No obstante, los madridistas no dejaron que su rival se despegase. Lázaros cortó un pase largo de Thomas a Kammerichs y Tunçeri anotó dos tantos que alejaron a los visitantes definitivamente. Acto seguido, un triple de Bullock sentenció el primer cuarto, que finalizó 14-23.

El entrenador polarista decidió sacar a Gavel de base en el segundo cuarto. Con él, Hunter, Robles, Fajardo y Kammerichs, que, a menos de un minuto de entrar, fue sustituido por Reiner. En la zona contraria, Tuçeri, Bullock, Mumbrú, Hervelle y Lázaros.

El eslovaco del conjunto local estuvo muy bien en su actuación como director de juego, a pesar de que no es ésta su verdadera posición. Una rápida entrada puso a los suyos a cinco tantos del contrario (18-23). También fue importante la decisión de Hussein de sacar a Opacak, jugador al que había tenido sentado en el banquillo durante los últimos partidos.

Los polaristas acortaban distancias mientras los visitantes erraban sus lanzamientos. De hecho, no fue hasta pasados los 3 minutos del cuarto cuando el Real Madrid consiguió mover su marcador con dos tantos de un Felipe Reyes muy sumergido en el choque.

Fue entonces cuando Pedro Robles nos refrescó la memoria al dejarnos ver un atisbo del gran triplista que lleva dentro. Pero, a tres minutos del final de la primera parte, el madrileño sufrió un tirón y se vio obligado a abandonar la pista. Thomas entró por él. Este cambio volvió a colocar a cada murciano en su verdadera posición.

A pesar del empeño de los de Hussein, no conseguían ponerse por delante de los de Plaza. Éstos consiguieron anotar en los momentos puntuales. De hecho, fueron Smith y Lázaros los grandes salvadores de los suyos. El primero, gracias a dos acertados triples y otros dos buenos rebotes. El segundo, gracias a un rechace defensivo, una asistencia y un espectacular mate.

Aún así, ninguno de los dos conjuntos se encontraba mostrando lo mejor de sí. Hubo muchas faltas y ambas filas tuvieron posibilidades de marcar en tiros libres. Fue así como Raül López anotó los dos tantos que pusieron el marcador en 28-35.

A la vuelta, se pudo ver un encuentro totalmente dominado por el club visitante, que, poco tiempo después del comienzo del tercer cuarto, se puso 31-41 tras otro triple de Smith. Ante este panorama, los murcianos pusieron toda la carne en el asador e intentaron por todos los medios alcanzar a su enemigo. Fue entonces cuando las fuerzas de ambos clubes se mantuvieron más igualadas. Ambas defensas se trababan la una a la otra. De las filas locales, destacó la labor de Triguero y de Reiner.

Dos tiros libres de Hunter pusieron punto y final al tercer periodo con 42-51

Parecía que la armada polarista lo tenía todo perdido, pero las predicciones distaban mucho de la realidad. Dos jugadas consecutivas casi idénticas pusieron el marcador 46-51: asistencia de Reiner y canasta de Triguero desde debajo del aro. Acto seguido, Thomas buscó con inteligencia la falta de Pelekanos. En lo que a tiros libres respecta, el norteamericano es un seguro de vida. Anotó los tres que le correspondían, puso a los suyos a otros tres tantos del visitante, hizo tangible la victoria del Polaris World y como consecuencia puso patas arriba el Palacio de Deportes.

Se trató de un punto de inflexión. De ahí en adelante, lo que quedó de encuentro resultó muy igualado. Hubo espectáculo en ambas filas, pero la diferencia en el marcador se mantenía más o menos constante. Sin embargo, a 1:30 del final del partido, una entrada de Thomas puso el marcador 59-60. A pesar de ello, su rival no se daba por vencido y la afición contuvo la respiración hasta el final del encuentro. Un triple de Raül López, seguido de otro de Hunter situó la puntuación 62-63. Acto seguido, el primero anotó dos tiros libres, que entraron llorando y que engordaron la diferencia. Sólo un lanzamiento de tres podía ayudar a los de casa. Hunter se la jugó en dos ocasiones, pero la presión era insoportable. Finalmente, el Polaris World C.B. Murcia perdió, pero con la cabeza muy alta y orgulloso de haber luchado hasta el final y haber desarrollado un buen juego a lo largo del partido.
fuente

Leer la crónica del partido