04 Noviembre 2007

Los de Manolo Hussein fueron por delante del Akasvayu Girona durante todo el partido y pusieron patas arriba el Palacio de Deportes


El cinco inicial polarista estuvo formado por Chris Thomas, Anton Gavel, Jimmie Hunter, Juanjo Triguero y Federico Kammerichs. Esta elección de Manolo Hussein fue tan efectiva que apenas hubo rotaciones murcianas en el primer cuarto. Por otra parte, los titulares del Akasvayu fueron Stevenson, Cvetkovic, Víctor Sada, Drobnjak y Middleton, y en este caso el técnico gerundense sí tuvo que sustituir a varios de los suyos.

Un apoteósico Anton Gavel inauguró el marcador en el primer rechace del partido. Los dos puntos que anotó fueron un pronóstico de la que le iba a caer encima al Akasvayu Girona. El base eslovaco se impuso como la estrella del primer periodo del enfrentamiento después de anotar 11 puntos, 6 de ellos en dos espectaculares triples. Su acertada mano en el tiro y la recuperación de un rebote defensivo hicieron que se impusiese con una valoración de 13.

Por el contrario, los de Pedro Martínez se centraban en hacer jugadas largas de ataque, que no siempre obtenían el resultado que se esperaba. Ante este panorama, el técnico decidió sacar a su jugador estrella a 4:58 del final del cuarto. Salió Marc Gasol y asumió su papel. Tiró de los suyos, pero sus buenas acciones no fueron suficientes. El terremoto polarista, encabezado por Gavel, superó a los gerundenses. Una de las jugadas más destacadas vino después de un triple de Chris Thomas, cuando los que vestían de rojo se disponían a atacar. Kammerichs cogió el rebote, tiró largo hacia Gavel, quien se hizo con la bola, entró a canasta y anotó de dos con la zurda. Este tipo de exhibiciones ayudaron a que los murcianos pusieran punto y final a los primeros 10 minutos con 25-16.

Más de lo mismo en el segundo periodo: un Akasvayu dormido frente a un pletórico Polaris World C.B. Murcia. Las canastas de los gerundenses entraban llorando, y casi siempre impulsadas por Gasol. A 7:09 del final del periodo, el árbitro pitó una muy dudosa antideportiva a Triguero. Kammerichs, que entró por él, estuvo un tanto ausente, pero resucitó a 4 minutos del final de la primera parte y realizó dos llamativas jugadas que colocaron a los anfitriones 15 puntos por delante de los visitantes. Esta distancia se acortó gracias a la agresividad de Marc y los jugadores se fueron al descanso con 48-38.

A la vuelta del intermedio, los murcianos salieron menos decididos que anteriormente, hecho que fue aprovechado por su rival, que se acercó notablemente en el marcador. Víctor Sada y Ariel McDonald acompañaron a Gasol en su labor ofensiva, aunque no llegaron a la altura del catalán, que terminó el cuarto con una valoración de 28, después de 16 puntos y 9 rebotes, tres de ellos ofensivos.

El último periodo fue decisivo. Los caseros volvieron a la pista dispuestos a darlo todo y su primera jugada finalizó con un limpio triple de Hunter. Chris Thomas asumió con paciencia su papel de director de juego, haciendo que los suyos elaborasen jugadas largas pero efectivas. Sin embargo, los de Martínez, en su esfuerzo por acortar distancias, pusieron muchas trabas a los de Hussein. No obstante, la combinación final de Thomas, Hunter, Risacher, Kammerichs y Triguero no defraudó. La buena compenetración entre ellos hizo frente a la insistencia de McDonald y de Gasol y una última canasta de Hunter cerró el partido con 76-67.

El jugador polarista más valorado resultó ser Anton Gavel, con 20 puntos y 5/7 triples. Le siguió de cerca Juanjo Triguero, que, después de 11 puntos y 13 rebotes fue valorado con 19. Hubo más diferencias en la plantilla visitante, que contó con un jugador que sobresalió con creces. Marc Gasol se fue de Murcia después de hacer un gran trabajo y ser el MVP (37) de su conjunto.
fuente

Leer la crónica del partido