17 Octubre 2007

Triguero volvió a ser el más valorado de los murcianos (17), gracias a sus 11 puntos, 5 rebotes, 3 robos y 2 mates


El conjunto de Manolo Hussein no pudo con un gran Unicaja que se creció en su casa, el Pabellón José María Martín Carpena, ante 9000 espectadores malagueños. El resultado definitivo fue 80-56, por lo que hasta el propio técnico polarista ha reconocido que “la derrota ha sido contundente y no tiene ningún pero. Nuestro rebote defensivo ha sido muy malo. Sólo Triguero parecía concentrado en esta faceta del juego”.

Sergio Scariolo arrancaba en su feudo con el quinteto titular compuesto por los tres internacionales españoles (Carlos Cabezas, Berni Rodríguez y Carlos Jiménez), el canterano Alfonso Sánchez y el pívot Daniel Santiago. Hussein, por su parte, comenzaba con sus habituales: el base Chris Thomas, el escolta Jimmie Hunter, el alero Ivan Opacak, el ala-pívot Federico Kammerichs y el pívot Juanjo Triguero.

Cuando apenas habían transcurrido 14” desde el salto inicial, Alfonso Sánchez caía lesionado con un golpe en la rodilla, que le impidió participar durante el resto del choque. En su lugar, Scariolo utilizó a Marcus Haislip y con él llegó la fiesta malagueña. A la puntería del norteamericano se unió el desacierto murciano, que sólo encontraba escape en el pívot de Gandia.

Precisamente, el primer cuarto concluyó con un triple sobre la bocina de Haislip y con un aclarador 28-14 en el marcador. La actuación del héroe cajista del primer acto, se repitió en el segundo. No en vano, cerró la primer mitad de la cita con 15 puntos y 5/8 en triples. Así, el electrónico reflejaba al descanso un 52-25 que se iba convirtiendo en definitivo.

Tras el paso por el vestuario, Unicaja continuaba en racha. De hecho, transcurridos 2’ y gracias a un triple de Carlos Jiménez, el local situaba la distancia con su rival en 30 puntos (57-27). Pero, la superioridad se ablandó y Polaris World aprovechó el momento para maquillar el tanteo. De esta forma, los de Hussein lograron noquear a los malagueños durante tres minutos, acercándose a 19 tantos (59-40, min. 28). PWM ganaba el tercer periodo por 7 (13-20).

Los últimos diez minutos volvieron a ser protagonizados por los caseros, que conservaron la diferencia en el luminoso, para finalizar venciendo por 80-56. Juanjo Triguero terminó siendo el más valorado de los suyos (17), gracias a sus 11 puntos, 5 rebotes, 3 robos y 2 mates. Por otro lado, el máximo anotador murciano fue el base Chris Thomas con 15 puntos de su cosecha, seguido de Ivan Opacak que firmó 13.
fuente

Leer la crónica del partido