30 Marzo 2007

El entrenador del Polaris World Murcia compareció esta mañana ante los medios de comunicación para analizar el siguiente partido ante el Lagun Aro Bilbao Basket


Manolo, ¿Cómo está la plantilla?
Tenemos varios jugadores con molestias, que son duda. El primero de ellos es Pedro Fernández, que lleva dos días sin entrenar porque tiene problemas en la espalda, puede que hoy se pueda incorporar a los entrenamientos, pero tendremos que esperar a mañana. Juanjo Triguero tuvo el miércoles un pequeño pinchazo en el tendón de Aquiles, pero parece que podremos contar con él. Y Pedro Robles se hizo ayer un pequeño esguince en la rodilla. Hoy le dejaremos descansar, pero esperamos que pueda estar para mañana y para el partido. Al margen de eso, creo que va a ser imposible que pueda estar Marcus Fizer para el partido, ya que todavía no se ha incorporado con normalidad a los entrenamientos con el equipo. Empezó ayer a correr un poco con el fisio y está casi descartado. Se puede dejar un pequeño margen de posibilidad, pero yo sinceramente creo que no va a estar, porque lleva dos semanas fuera del equipo, sin entrenar… Creo que no está preparado para jugar un partido; al margen de eso, creo que es correr un riesgo muy grande y hasta cierto punto innecesario.

A pesar de las bajas, ¿Estás seguro de la respuesta del equipo?
Bueno, realmente seguridades no tienes, lo único seguro en esta vida es la inseguridad. La respuesta del equipo siempre ha sido positiva, sobre todo cuando alguien no ha podido jugar, se ha producido una sinergia positiva dentro del colectivo. Sabemos ahora mismo de la importancia que tiene el partido de Bilbao, que cobra una importancia especial, sobre todo por los últimos resultados y quizás esto nos ayuda a concentrarnos un poco más. Ahora mismo existe la necesidad imperiosa de ganar porque vamos a jugar contra un rival directo y porque venimos de una racha de cuatro derrotas y la sensación que podemos tener de necesidad de ganar y de ganar fuera de casa, posiblemente es más grande que la que hemos tenido en otros momentos. Confío en que podamos saber administrar bien esa necesidad y que podamos competir para ganar.

¿Qué te parece el equipo de Bilbao?
Creo que es un equipo que ha seguido una línea similar a la nuestra en esta temporada, es decir, un equipo bastante sólido en casa, que tiene buenos resultados en casa y que fuera solamente ha conseguido -al igual que nosotros- ganar dos partidos. Tiene dos versiones en cuanto al nivel de juego, tanto si juega en su pista como si juega fuera. Yo les veo defensivamente mucho mejor en su pista, más agresivos, determinantes, son muy sólidos en defensa. En ataque, les veo un equipo que básicamente sus aportaciones vienen del exterior; son tiradores muy buenos que intentan aprovechar las situaciones de bloqueo para culminar rápidamente situaciones de tiros abiertos. Tienen un hombre muy grande como es Weis, que sobre todo es la llave defensiva que es capaz de intimidar, de tapar muchos agujeros, por su altura, envergadura, por la capacidad que tiene de taponar y luego ofensivamente tienen a Rancik y Banic, que están jugando mucho mejor que en la primera vuelta. Es un equipo ofensivamente organizado, que sabe a lo que juega y juega sin miedo, tienen un estilo muy claro y lo llevan a la práctica, tanto si les sale bien como si les sale mal. Creo que en su pista juegan con bastante más confianza porque los resultados así lo demuestran.

¿Has notado algo de intranquilidad esta semana en el entrenamiento?
No, lo que creo es que indudablemente cuando llevas una racha negativa el estado de ánimo no es el mismo, porque hay un cierto componente de pesadumbre y sobre todo al comienzo de semana un poco de tristeza. Pero nos pagan básicamente para no alentar el desaliento en estos momentos, entonces no voy a ser yo el que lo haga. Indudablemente los resultados negativos hacen que salga, sobre todo en las personas, el verdadero carácter, cuando las cosas van mal es cuando se ve el verdadero carácter de la gente y este grupo sabe reaccionar, a pesar de estar sacudido por muchos problemas. Creo que eso no se ha tenido en cuenta a la hora de enjuiciar al equipo. El equipo lleva muchas jornadas con falta de jugadores y esas bajas en otro equipo suponen las mismas consecuencias que en nosotros, pero se nos juzga de manera diferente. Creo que estamos atravesando un momento malo de resultados, pero no tanto de juego. El equipo no está jugando mal, en los dos partidos perdidos en casa no hemos jugado nada mal. No sé lo que va a ocurrir a partir de ahora, pero dependemos un poco de nosotros. Yo estoy acostumbrado a que -a lo largo de la temporada- mis equipos renazcan con frecuencia. Confío en esa capacidad que tiene el equipo de renacer. De rehacerse de los inconvenientes.

¿Crees que la gente se centra mucho en los partidos que están por jugarse en el Palacio ante rivales directos?
Yo no lo hago, hay que ver el día a día. Me parece un error dejar todo el trabajo para esos enfrentamientos directos, pero algunos de esos equipos llevan todo el año en esas posiciones, están acostumbrados a jugar a muerte. Los equipos que no hemos estado en esa situación si de repente nos vemos envueltos en ella, mentalmente no estamos en las mismas condiciones de competir, porque posiblemente el peor enemigo que tengas es el miedo y no sería bueno que cada uno de esos partidos se convirtiera en una final. Esa situación tendremos que afrontarla con confianza y autodisciplina, para controlar la tensión que pueda haber alrededor. Tenemos que estar preparado para todo.

Cuándo llegan las malas rachas, ¿el vestuario está unido?
Está muy unido, lo que veo es el entorno que busca problemas donde no los hay. Si hubiera entrado el triple ante Gerona, nadie hablaría de crisis porque tendríamos una victoria más. Esto es un juego, cuando juegas se gana o se pierde. No hay mal ambiente, el equipo sigue muy unido, entero, pero los últimos resultados no acompañan. Me parece muy mal momento para que haya disgregación. Hay un refrán africano que dice que cuando los elefantes luchan, la que sufre es la hierba. Si nos peleamos entre nosotros el que sale mal es el equipo. No veo ninguna cosa extraña en el equipo.

¿Te molesta tener que cargar con lo que ha pasado en otras épocas?
Me cansa apagar incendios. No soy responsable de lo que dicen. Me consume energías y las necesito para el equipo. No me gusta. Son cuestiones ajenas al equipo.

¿Podemos ganar en Bilbao?
Claro, es muy complicado, son dos equipos que se juegan lo mismo. Nosotros llegamos con algunos problemas físicos. Pero si no ganamos no va a ser una tragedia, el mundo va a seguir.

¿Hay nervios al final de la temporada?
Tenemos que estar preparados, conforme llegue el fin, el temperamento de las personas sufre cambios, la crisis aflora los sentimientos de la gente.

¿Murcia se la juega?
Hay equipos con más necesidad que nosotros, pero llevan meses sabiendo que es así. Estoy tranquilo, porque confío en el equipo y que nos respete la suerte.

¿Estaremos salvados antes de que llegue la última jornada?
Espero que sí, pero tenemos que estar preparados para sufrir.
fuente

Polaris World C.B. Murcia