03 Julio 2006

Tras dos semanas en el cargo, el nuevo Director Deportivo del Polaris World C.B. Murcia analiza la situación actual


El máximo responsable técnico del club murciano, Miguel Ángel Morate, lleva toda la vida vinculado al baloncesto. Nació en Valladolid hace 48 años y tuvo su primer contacto con el deporte de la canasta en las categorías inferiores de la capital pucelana, en las que participó como jugador. Morate fue el escolta más destacado de su entorno, por lo que después consiguió ser profesional en los equipos de Valladolid, Burgos y Sevilla. Precisamente fue este último el que le dio la alternativa como técnico, ya que al concluir su etapa como deportista, en el Caja San Fernando le ofrecieron quedarse dentro del club. Durante los seis primeros años su labor estuvo centrada en la cantera cajista y en la realización de scouting para el primer equipo. A continuación, se convirtió en Director Deportivo, cargo que ocupó durante diez temporadas, en las cuales logró ser subcampeón de Copa y Liga y participar en Euroliga y Copa Saporta.

Actualmente se encuentra ante un nuevo reto en la capital del Segura, del que confiesa haberse sentido muy atraído porque el presidente de la entidad polarista, Salvador Hernández, le planteó “ un proyecto a largo plazo, en el que se hicieran las cosas bien, sin apresurarse, porque lo que se pretende es lograr la estabilidad en el club”. El técnico vallisoletano asegura que le atrajo la idea de “ venir a un sitio donde se pueden hacer cosas y donde también se puede crecer”, ya que aunque ha firmado por dos temporadas le encantaría estar más tiempo, pues eso significaría que “ las cosas habrán ido bien”.

Sobre el primer equipo, Morate declaró lo siguiente: “ El objetivo es mantenernos. Esto no significa que renunciemos a nada. Hablar ahora mismo de resultados, tal y como está la liga, sería como vender humo”. El dirigente deportivo murciano es dado a confeccionar un tipo de plantilla en el que exista “ equilibrio entre veteranía y juventud. Me gusta tener jóvenes con calidad y proyección, como el caso de Juanjo Triguero, por ejemplo, aunque todo depende del momento”.

En ese sentido y atendiendo a su trayectoria, es normal que Miguel Ángel Morate se decante por apostar por la cantera, ya que “ siempre le he dado mucha importancia y aunque ahora mismo para la gente joven es muy difícil llegar al primer equipo, yo siempre he sido de la idea de que hubiese gente del propio club que estuviese en relación directa con el primer equipo, bien participando en los entrenamientos o si alguno luego tiene la oportunidad de estar ahí o en otras categorías de nivel para seguir formándose, siempre con vistas a lo máximo, para nosotros sería un logro del que no se debe renunciar y por el cual hay que trabajar duro”.
fuente

Ana Rosas, Polaris World C.B. Murcia